"La fotografía es sinónimo de libertad"

Por Florencia Canale

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Jimena Mizrahi publicó su primer libro, Humans of Buenos Aires, donde expone 200 fotos de personas con sus historias. Un estudio antropológico en la era de las redes sociales.

Jimena Mizrahi es fotógrafa free lance y la impulsora de Humans of Buenos Aires, una comunidad con más de 130 mil seguidores en redes sociales, que retrata las fotos e historias de personas que circulan por las calles de la ciudad. Inspirada en el proyecto original neoyorquino, Mizrahi decidió replicar la misma experiencia sociológica y fotográfica y transformarla en un libro.

 

-¿Cómo surgió la idea del libro?
-Es un proyecto que arrancó por redes sociales. En realidad arrancó afuera, en Estados Unidos, con el proyecto Humans of New York. A partir de ahí, en distintas ciudades del mundo, empezó a replicar la idea, cada uno haciéndolo independientemente pero tomando el mismo concepto.

 

-¿Cuál es ese concepto?
-Fotografiar gente que encontrás por la calle y compartir sus historias. El mío es el de Buenos Aires y empezó hace cuatro años y medio. En NY y en el resto de las ciudades empezó por las redes sociales, entonces es compartir esas fotos y esas historias.

 

Porteña. Una de las 200 personas fotografiadas por Mizrahi


-¿Y es fácil abordar a las personas por la calle?
-Te acercás, les pedís, sacás la foto. Interceptás a la persona y la foto se hace en el momento. Después sigue con unas preguntas disparadoras para encontrar la historia que acompaña a la foto; a veces puede ser una oración, otras un párrafo. Como son parte de las redes sociales, la idea es que no se extienda. Brevemente, tratar de transmitir lo que la persona me cuenta.

 

-¿De qué depende la elección de los protagonistas?
-Es medio al azar. Vas caminando por una calle y ves quién aparece, el momento, si está lista o no para sociabilizar. También tengo que ver si yo estoy lista. Son las dos cosas pero en el camino trato de ir atenta. Tengo la cámara en la mochila y siempre que salgo, estoy preparada.

 

-¿Te ha pasado que no ibas preparada?
-Sí, claro. Alguna que otra tuve que sacarla con el celular porque no tenía la cámara encima.

 

-¿Alguna vez alguien dijo que no?
-Sí, cada tanto pasa que hay alguien que no quiere que le saquen una foto pero me parece totalmente normal. Que estés caminando por la calle y que venga un desconocido, te quiera sacar fotos y encima te haga preguntas de tu vida, es mucho pedir. Pero por suerte, la mayoría responde bárbaro.

 

-¿Y dónde las publicás?
-En Facebook y después abrí el Instagram; en ambos lados publico el mismo contenido. Y después de varios años de eso, sale el libro.

 

-¿Alguien te lo sugirió o lo decidiste vos?
-Recibía muchos mensajes en los que me preguntaban para cuándo el libro, pero al principio era súper lejano. No me imaginaba haciéndolo. Era todo un proceso nuevo para mí. Pero con el paso de los años el material se fue armando. El libro es una selección de 200 fotos-historia, algunas son inéditas, nunca las publiqué en ninguna red social.

 

-¿Tuviste un sponsor?
-No, es independiente. Le puse mucho y fue un trabajo enorme. Desde elegir el formato, la edición, aprender del tema. Aprendí un montón. Armar el libro duró dos años y salió hace un mes. Y eso es lo más importante.

 

-¿Por qué elegiste ser fotografa? ¿Fue desde chica?

-En el colegio elegí la orientación en Artes y la fotografía siempre me gustó. Me gustaba pasarme horas en el cuarto de revelado. La fotografía para mí es sinónimo de libertad. Estar detrás de la cámara me hace sentir bien.