Más leídas

Las apuestas on line dividen al mundo del fútbol

¦

Este año será movido para los intereses de los clubes. La televisación vuelve a manos privadas y comenzará a discutirse el proyecto oficialista de las sociedades anónimas.

El Bolsón de pie contra el magnate más poderoso

¦

Acampe y movilizaciones. Protestan contra el loteo de una reserva natural que beneficiaría a Joe Lewis

Cambiemos reunió a su tropa de intendentes bonaerenses

¦

Cerca de 60 intendentes fueron participes del conclave oficial en Lanus. Daniel Salvador y Joaquín De La Torre fueron los principales oradores. 

Cómo "trabaja" y evade el juego clandestino

Por Andrés Klipphan

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Recauda unos 15 mil millones de pesos por año. Una trama que involucra a policías, funcionarios políticos y judiciales

En la provincia de Buenos Aires, se estima que por el juego clandestino se recaudan alrededor de 50 mil millones de pesos por año. El 30 por ciento de esa fortuna negra, por la que no se pagan impuestos, se utilizaría en coimas. Es decir que unos 15.000 millones de pesos, algo así como 940 millones de dólares, terminarían en los bolsillos de funcionarios municipales, provinciales; integrantes del Poder Judicial, de todos sus estamentos y policías. Como ya lo explicó en su libro “La mordida”, el polémico juez de Garantías de La Plata, César Melazo, las coimas suben desde la base de la pirámide hasta lo más alto de la estructura policial y desde allí, parte del botín terminaría en los bolsos de los funcionarios corruptos.

 

Los datos corresponden a un informe oficial de 32 páginas que Eugenio López Melitón le entregó en mano a su amiga y ex compañera de estudios, la gobernadora María Eugenia Vidal.  López se desempeñó como la máxima autoridad del Instituto de Lotería y Casinos desde el inicio de la gestión provincial de Cambiemos, hasta el 30 de diciembre pasado, día en que presentó su renuncia de manera indeclinable, a pesar de la insistencia de Vidal.

 

La mandataria estaba más que conforme con su desempeño. A través de más de 50 operativos sorpresa, realizado por inspectores de ese organismo y un selecto grupo de policías, a los que se les avisaba sobre la marcha los lugares que serían allanados y las razones, realizó más de 100 detenciones de capitalistas del juego, pasadores y agentes autorizados que levantaban quiniela de manera paralela y clandestina, en sus agencias autorizadas.

 

También fueron apartados de sus cargos 38 policías, de diversos rangos, y se abrieron sumarios en la Dirección General de Asuntos Internos, por brindar protección a estas redes corruptas y aumentar sus fortunas personales de manera injustificada. Entre las cucardas que se colgó López Melitón, figura la de haber aportado los datos y la inteligencia para la promocionada detención de uno de los máximos capitostes del juego clandestino bonaerense, Adrián Almaraz.

 

Durante los allanamientos de sus propiedades y garitos –donde se levantaban apuestas de todo tipo– se secuestraron 15 sobres con dinero (entiéndase sobornos) por unos 100.000 pesos que estaban destinados a la departamental de Morón, Morón 1ra. y Haedo, territorio del ex marido de Vidal, el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro; Merlo 1ra., Ituzaingó 1ra., Castelar sur y División Narcotráfico. En cajas de zapatos, sobres y una caja fuerte, también fue encontrado un suculento botín: 750 mil dólares, además de dos fajos de 10.000 y 250 mil pesos, se sospecha, todo producto de las apuestas ilegales.

 

El "rey" del juego ilegal. El poderoso hombre del juego clandestino, quien estuvo demorado sólo unas horas y después quedó en libertad mientras continúa el proceso penal en su contra, recaudaba –según el informe de López– unos 500 millones de pesos al año. Al quedar en libertad, y muy suelto de cuerpo, el apodado “Rey del juego ilegal” confirmó que los sobres eran coimas para la Policía Bonaerense, y que se veía “obligado” a hacerlo para que “me dejen trabajar tranquilo”. “Desde que empezamos con esta actividad, hace más de 50 años, hay sobres para la policía. Tratar con la policía y estar en negro no lo quiere nadie”, dijo, y recalcó: “El juego clandestino no es un delito, no es más que una contravención”.

 

Interna. López Melitón renunció, molesto con el impuesto al juego que impulsó el ministro Lacunza

 

Cuando renunció, Eugenio López Melitón hizo trascender que se iba de la función pública porque le había prometido a Vidal que aceptaba por un año el desafío de luchar contra la recaudación ilegal del juego y trasparentar la actividad del Instituto de Lotería y Casinos. Sin embargo, las razones serían más profundas. El funcionario, en noviembre pasado, mantuvo un enfrentamiento con Hernán Lacunza, ministro de Economía, por la propuesta inconsulta de elevar del 12% al 19% la alícuota que se cobra a las salas de bingos, y la reacción que generó entre los empresarios y trabajadores del sector, que salieron a cortar calles y rutas ante la posibilidad de pérdida de fuentes laborales.

 

La medida también afecta al zar de los bingos y casinos, el empresario Cristóbal López, y al presidente de Boca, Daniel Angelici, ambos dueños de salas de juego en territorio bonaerense. El impuestazo al juego hasta ahora no prosperó, quizás por la intervención del propio Angelici, como sostienen las segundas líneas de Lacunza; pero López Melitón leyó la primera jugada como un espaldarazo de Vidal a su ministro de Economía.

Melitón López, además de haber estudiado en la UCA con Vidal, es representante de jugadores de fútbol, de hecho lo fue, entre otros, de Nicolás Otamendi, Angel Di María, Rodrigo Mora y hasta del ex técnico de la selección nacional, Alejandro Sabella. Para esa actividad fundó el 3 de agosto de 2007 la empresa Pontesport SRL junto a María Teresa Curcio. El ex funcionario, además, es amigo personal de Angelici.

 

El dossier del renunciante López Melitón aseguraba que hasta principios de noviembre de 2016 en la provincia de Buenos Aires se desarticularon unas 90 “bancas” para hacer apuestas ilegales y un ejército de “pasadores” que recolectaban las apuestas. Para los apostadores el pago en la lotería clandestina y la oficial es el mismo, la diferencia está en los impuestos, apostar y ganar “en blanco” significa tributar un 30% que, según la publicidad televisiva, se trasforman en beneficios para los vecinos, es decir, en más y mejores servicios públicos.

 

Oficialmente en la provincia existen 46 salas de bingos, 12 casinos, 5 hipódromos y 4.156 agencias de lotería. En esos lugares, según datos oficiales, hay instaladas 21.870 máquinas tragamonedas, que recaudan a razón de unos 2.280 pesos por día. Es decir casi 50 millones de pesos diarios o unos mil millones y medio de pesos mensuales. Dentro de esta aparente legalidad, la ilegalidad también existe y es la manera que encontraron los empresarios “blancos” del juego para evadir impuestos. ¿De qué manera? “Aceitando” sus relaciones con el poder político para que no se controle de manera eficiente la recaudación, por ejemplo, de las tragamonedas.

 

Sólo un dato: desde el año 2002, momento en que la Universidad Nacional de La Plata pasó a monitorear los ingresos de las salas de juego, hasta diciembre de 2015 –fecha en que López deshizo el convenio, que tenía fecha hasta 2019, con la universidad supuestamente por “oneroso” e “inoperante”– la provincia aumentó un 7.000% su recaudación impositiva proveniente del juego. Pasó de recaudar unos miserables seis millones de pesos mensuales a 550 millones.

 

En reemplazo de la UNLP, López Melitón prometió un equipo de 80 técnicos equipados con alta tecnología que haría mucho más eficiente el control de las máquinas tragamonedas e ingresos por otros conceptos. Hasta ahora esa brigada especialísima no entró en acción en un ciento por ciento, para felicidad de los poderosos bingueros.

 

Molesta. Carrió provocó la incomodidad de María Eugenia Vidal con sus denuncias sobre el juego 

 

La diputada Elisa Carrió, socia de Cambiemos, ya había cuestionado el ingreso de López Melitón a las filas de Vidal, por su cercanía con Angelici, según ella uno de los “operadores judiciales” del presidente Mauricio Macri en los tribunales federales. En segundo lugar, Carrió lo cuestionó por su relación con el negocio del juego. Al menos hasta el año 2013 el ahora ex funcionario era socio de Darío Rozenzvit, dueño de la firma IVISA, sociedad que, por ejemplo, hasta el año 2028 tiene la exclusividad de la explotación de todos los casinos de la provincia de San Juan. IVISA también maneja salas en la provincia de Tucumán. Allí se quedó con una concesión por 50 años del casino y del ex hotel Savoy, donde funcionan numerosas máquinas tragamonedas.

 

Es decir que López Melitón era un hombre que estuvo de los dos lados del mostrador, como varios de los ministros y funcionarios que a nivel nacional tiene el gobierno de Cambiemos. Visto desde los ojos de “Lilita” Carrió, el ex jefe de Lotería y Casinos bonaerenses habría realizado muy bien su trabajo, encarando una guerra declarada contra el juego clandestino no sólo por nobleza, sino también para quitarle una clientela cautiva que debería volcarse, aunque sea en parte, a los bingos de los que formó parte y que aún manejan sus amigos.

 

Y un último dato, que tampoco es menor. En lugar de López Melitón quedó a cargo del organismo Fernando Rovello, secretario ejecutivo del organismo que llegó al Instituto de Lotería y Casino en la gobernación de Daniel Scioli impulsado nada menos que por Daniel Angelici.