Más leídas

Claves para trabajar desde la playa

¦

Ser un "nómade digital" tiene algunas ventajas. Consejos para aprovechar a distancia 

Calculan que la inflación en 2016 fue del 40 %

¦

Los relevamientos fueron realizados en Capital Federal y Conurbano. Además, se estimó que los precios subirán un 23% este año.

El 10% más rico gana 26 veces más que el más pobre

¦

La distribución del ingreso empeora. En el segundo trimestre la brecha entre ambos sectores era de 24.

¿Se acerca el fin de los billetes?

Por Alfredo Grieco y Bavio

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

El dinero electrónico gana terreno pero no logra imponerse. Qué países lo usan 

Una de las preguntas para este año es si, finalmente, se convertirá y extenderá el suceso de la moneda electrónica.

 

Si los países huyen del euro y de la pesada integración política, si las ciudadanías empobrecidas por el mercado mundial huyen de las élites y partidos tradicionales y buscan amparo sindical y presunta defensa de sus intereses en vistosos líderes populistas, los particulares escapan de sus monedas nacionales y de las divisas internacionales y buscan refugio en una moneda electrónica que no depende de ningún gobierno, que no tiene existencia ‘física’ y que es absolutamente rastreable en toda operación o transacción.

 

El bitcoin, desde que fue creado ocho años atrás -en 2009- se expandió pero aún no se instaló en forma contundente. Asia es el líder en su uso, que hizo que en 2016 su valor aumentara más de mil veces. En China, defiende contra la caída constante del yuan y contra los anuncios de Trump de poner cortapisas cada vez más infranqueables al libre comercio. En la India, defiende a los ciudadanos contra los retiros súbitos de circulación, sin aviso, ordenados por el gobierno, de billetes de diverso valor.

 

Venezuela, empalidecen a la rosa. No sólo en Asia se usa el retiro de circulación de billetes para luchar contra falsificación y especulación. El presidente Nicolás Maduro, heredero de Hugo Chávez, también lo ordenó, aumentando en consecuencia más las dificultades de los venezolanos para agenciarse de consumos básicos y aun urgentes, para su salud y también su alimentación ordenada y cotidiana.

 

Las medidas, como la última de un Carnet Patriótico que equivale a un Carnet de Racionamiento de alimentos, como los distribuidos en guerras o catástrofes naturales prolongadas, exacerba a la vez que contiene un conflicto con la oposición que no hace más que crecer contra los líderes y las ideologías del antes más poderoso Socialismo del Siglo XXI.