Palazos, piedrazos y balas de goma en desalojo de manteros

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

La policía quiso retirar a los vendedores callejeros del barrio de Once. Hubo destrozos, heridos y varios detenidos.

Efectivos de las Policías Metropolitana y Federal desalojaron a los manteros que realizaron piquetes en el barrio porteño de Once, quienes se negaron a salir del lugar y respondieron con piedrazos.

 

Como consecuencia del enfrentamiento, tres de los vendedores callejeros fueron detenidos y varios resultaron heridos, mientras que el personal policial avanzó contra ellos para desplazarlos y normalizar el tránsito en cercanías de la terminal ferroviaria.

 

Los manifestantes realizaron tres cortes de tránsito: en principio comenzaron bloqueando el tráfico en avenida Rivadavia y Bartolomé Mitre, luego se trasladaron a la esquina de las avenidad Rivadavia y Pueyrredón, para concluir sus protestas en Rivadavia y la calle Castelli.

 

En el marco de los cortes, prendieron fuego varios contenedores de basura para expresar su descontento y exigían que los dejen trabajar, pese a que está prohibida la ocupación del espacio público para comerciar.

 

Minutos después, los efectivos arremetieron contra los manifestantes, que respondieron lanzando piedras, accionar que fue dispersado por los agentes de seguridad con palazos y balazos de goma, con presencia de camiones hidrantes.

 

Megaoperativo y desalojo desde la madrugada. Un fuerte operativo policial fue desplegado en horas de la madrugada sobre la avenida Pueyrredón entre las avenidas Rivadavia y Corrientes, para desalojar a los manteros de la zona, muchos de los cuales resistieron.

 

"Muchos compañeros sabían que se iba a realizar este operativo y entonces no armaron y retiraron las cosas. El barrio está militarizado. Nos dijeron que también se hicieron algunos allanamientos en los domicilios particulares de los vendedores", indicó Omar Guaraz, de la organización Vendedores Libres.

 

Guaraz describió que "si bien la población que vende en Once es fluctuante, por día deben trabajar allí entre 1.500 y 3.000 compañeros".

 

"En los últimos cuatro años fueron desalojados 5.000 manteros en Avellaneda, Caballito y otros puntos de la Ciudad. Ninguno de esos compañeros fue relocalizado como le prometió la Ciudad. Las personas que venden en la calle son trabajadores y lo hacen porque no tienen otro medio de vida", indicó.

 

Tras el fracaso del censo, la negociación. La subsecretaria de Uso del Espacio Público de la Ciudad, Clara Muzzio, ofreció a los manteros del barrio porteño de Once registrarse en un censo para vender sus productos en un predio y advirtió que no dialogarán “con las organizaciones” que los nuclean ni “con las personas violentas”.

 

“Estamos desde las dos de la mañana realizando este operativo. Tenemos la orden de ir contra la venta ilegal y la ocupación del espacio público”, expresó la funcionaria sobre el procedimiento realizado esta madrugada en la avenida Pueyrredón, que desató un piquete por parte de los comerciantes ilegales.

 

Muzzio enfatizó que estaban realizando un censo en la calle Perón para que “aquellos vendedores de buena fe puedan registrarse y ejercer la venta dignamente”, y remarcó: “Seguimos dialogando con los vendedores de buena fe; no vamos a dialogar con las organizaciones, no vamos a dialogar con las personas violentas”.

 

Luego de los incidentes, un grupo de manteros que fueron desalojados acordaron realizar una reunión en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad con autoridades porteñas para encontrar una solución para la continuidad laboral de los vendedores ambulantes.

 

"Las veredas están hechas para circular". El fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, Luis Cevasco, advirtió los manteros “nunca tuvieron autorización” para vender sus productos a la vera de la avenida Pueyrredón y argumentó que “las veredes están hechas para circular, no para comerciar”.

 

“La única manera de estar allí era coimeando a la Policía, hoy tenemos una nueva Policía”, manifestó. Cevasco sostuvo que en la zona del barrio de Once, donde esta mañana se concretó un operativo de desalojo de los manteros, “hay una gran actividad clandestina e ilegal y tiene que terminar”.

 

¿Qué dicen los manteros? Una de las manteras, llamada Clara, dijo a Crónica que “tenía un puesto ubicado a pocos metros de aquí y se llevaron mi mercadería. Vendía ropa de niños y hace 20 años que trabajo en Once. Nosotros no robamos, trabajamos. Si nos quieren sacar de la calle, que nos lleven a un lugar donde podamos trabajar. La brigada venía todos los días y nos cobraba 400 pesos por el puesto y no sé que pasaba con los otros puestos”.

 

Si bien algunos de los puesteros argumentaron “pagar” por su lugar, otros lo negaron de manera rotunda, lo cual abrió un frente interno entre los propios manteros, de hecho, se podía ver a puesteros de origen africano que no querían intervenir en la protesta.

 

Rosa, otra de las comerciantes callejeras, explicó que "es una vergüenza lo que pasa con nosotros, porque te sacan la mercadería y te cierran sin que nadie brinde una solución". Mientras tanto, el vendedor senegalés Akeem manifestó: "Queremos trabajar en paz, no queremos problemas. Que nos den soluciones".

 

Foto: Rubén Paredes-Diario Crónica