Más leídas

Represión y detenidos en la Panamericana

¦

La orden la dio Burzaco. En el cruce con la ruta 197, trabajadores y militantes del Frente de Izquierda y de los Trabajadores fueron desalojados por la Gendarmería."Queremos llevar tranquilidad absoluta para quien quiera ir a trabajar", subrayó el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman.

El Estado vende 39 inmuebles en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Salta

¦

El Gobierno nacional autorizó la venta de 39 inmuebles estatales en el marco de la política de gestión de activos públicos. Ya se han relevado un total de 46.000 propiedades.

El enigma de la muerte del cura Viroche

¦

Seis meses de la muerte. Aún no se sabe si el cura tucumano se suicidó o lo mataron. Era un abierto denunciante en contra del narcotráfico.  

Un cacho de cultura

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Los teatros San Martín y Alvear siguen cerrados. Hubo manifestaciones para pedir por las reaperturas y una diputada presentó un proyecto de declaración, preocupada por la falta de precisiones.  

“¡Señor, señora, no sea indiferente, que cierran los teatros en la cara de la gente!”, fue el cántico de los asistentes, entre trabajadores y artistas, en un acto frente a la fachada del teatro Presidente Alvear.

 

El pasado 18 de marzo, día de la concentración, la sala acumulaba 1.030 días de inactividad. La incertidumbre no sería tal si el Gobierno de la Ciudad se hubiera ajustado a un cronograma preciso de reapertura. Lo mismo está ocurriendo en el caso del emblemático Teatro Municipal General San Martín, que junto con otras seis salas compone el Complejo Teatral de Buenos Aires.

 

Los ecos de las protestas llegaron al despacho de la diputada nacional Liliana Mazure, que en nombre de la comunidad acaba de enviar un proyecto de declaración a la Cámara baja para manifestar su preocupación por la continua prolongación de los cierres temporarios.

 

En el escrito, la diputada del Frente Para la Victoria expresó que en el caso de la ciudad “no se trata precisamente de una jurisdicción carente de recursos –la actual Administración Nacional la favoreció a través del decreto 194/16 con un formidable aumento de la alícuota de distribución de recursos coparticipables–, por cuanto en la Capital de todos los argentinos, resalta la mora en reabrir una oferta pública de calidad como lo han sido históricamente las programaciones de ambos complejos del corazón artístico cultural”

 

Teatro Alvear. Cerrado desde mayo de 2014.

 

Para el San Martín, la reapertura varias veces anunciada tenía una fecha límite que a ésta altura del año resulta incumplida: marzo de 2017. Fue cerrada hace cuatro años con la promesa de reabrirla un año y medio más tarde.

 

En 2016, el diputado nacional Juan Cabandié denunció que la ejecución en la renovación de instalaciones y la actualización tecnológica del teatro había sufrido irregularidades. El presupuesto inicial ascendía a los 129 millones de pesos y finalmente, la adjudicación se ubicó en 161 millones de pesos aunque desde el gobierno porteño reconocieron que la cifra llegaría a los 250 millones y financiada con fondos propios.

 

Distante a una cuadra y en la misma avenida Corrientes, la sala del Alvear clausuró sus funciones en mayo de 2014 para reacondicionar techos, renovar la instalación eléctrica y el mecanismo de prevención de incendios, y cambios en los camarines entre otras obras. Los constantes cambios de fechas en el teatro vecino movieron al escepticismo a toda una comunidad artística que sueña con que el Alvear retome sus funciones a finales de éste año, según prometieron desde el ministerio de Cultura porteño con Angel Mahler a la cabeza.

 

El Museo de Artes Plástica Eduardo Sívori es otro ejemplo de cómo se manejan los asuntos en el área y que podría responder a una política determinada. Recientemente, este medio denunció que al cierre por reformas y sin aviso en el mes de febrero se le agregó la inexistencia de un cartel de obra que normalmente indica plazos de ejecución, empresa constructora y el monto destinado a la refacción.

 

Según Mazure, a la sucesiva postergación de las reaperturas de las salas debe sumarse la quita de subsidios a programas de cultura independiente, el vaciamiento o cierre de espacios emblemáticos y los pagos adeudados a artistas que trabajaron en distintas instituciones culturales del Estado. “La cultura está en emergencia”, fue una de las advertencias que difundieron las más de 200 a las puertas del Alvear. Las autoridades de la ciudad deberán demostrar ahora si son tan ejecutivos como aseguran ser. 

Liliana Mazure. La diputada se hizo eco de la inquietud de la gente.