Argentina va a contramano del mundo

Por Tomás Eliaschev

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

El planeta avanza hacia la despenalización de la marihuana, como se reclamó el fin de semana en centenares de ciudades. En Argentina, crece la persecusión a la vez que hay avances en cuanto al cannabis medicinal. 

Desde el año 1999 el primer sábado de mayo los amantes de la marihuana se manifiestan en las calles de centenares de ciudades alrededor del planeta. Salen a las calles y se convierten en un actor político que cobra cada vez más relevancia. La primera marcha se hizo en Nueva York y luego la costumbre se expandió por el planeta. Es la Marcha Mundial de la Marihuana que este sábado 6 de mayo tiñó de verde y aromatizó las más variadas geografías.

 

En la Argentina la movilización cannábica se realiza desde 2010. Y tiene una potencia particular. Es una de las más masiva, si no la más concurrida, del mundo entero. En toda la Argentina hubo marchas exigiendo el fin de la detención a usuarios y cultivadores de cannabis. Son las víctimas de la cuestionada ley de drogas 23.737 transformadas en un dinámico actor político.  

 

En la ciudad de Buenos Aires, miles y miles coparon desde temprano la Plaza de Mayo para después avanzar sobre avenida de Mayo hasta el Congreso, donde tuvieron lugar los discursos. "Basta de presos por cultivar, ¡Regulación del cannabis ya!", fue la consigna. Las familias de personas actualmente detenidas, como Lautaro Ferraro, usuarios medicinales y organizaciones de cultivadores demandaron que se avance sin demoras en la reglamentación de la nueva ley de Cannabis Medicinal recientemente sancionada, y la incorporación del cultivo solidario y colectivo en la normativa.

 

Foto Gentileza de la Revista THC

 

En la treintena de ciudades de la Argentina donde se realizó la marcha estuvo presente el reclamo de libertad para Lautaro Ferraro, el joven preso por cultivar para su propio consumo y para elaborar medicina para su madre, que sufre lumbalgia. Pese a que no existen pruebas de comercio en su contra más que la denuncia de un vecino, cumplió hoy dos meses de detención con el riesgo de ser enviado a un penal.

 

Este jueves 11 de mayo, movilizarán a la calle Gelly y Obes, a la sede del Ministerio de Seguridad para reclamar por Ferraro y exigir que se detengan las detenciones a usuarios y cultivadores. La persecución policial no se detiene. Tampoco el malestar social, como se ve en el video que circula por las redes que muestra una de las habituales detenciones arbitrarias a usuarios de marihuana.

 

 

Hasta ahora, ni Mauricio Macri ni la ministra Patricia Bullrich se alejaron del paradigma que pretende “un mundo sin drogas”. No tuvieron en cuenta los categóricos señalamientos de la Comisión Global de Política de Drogas que conforman varios ex presidentes y el ex secretario general de la ONU Kofi Annan. En 2014 publicaron un demoledor informe donde afirman que la “guerra contra las drogas ha fracasado”.

 

Entre los motivos del rotundo fracaso puntualizan que “la producción, la oferta y el consumo mundial de drogas continúa en aumento pese a los crecientes recursos destinados a la represión”. Además, establecieron que “en lugar de reducir el delito, las políticas de drogas represivas lo fomentan activamente”. Desde entonces, en el mundo, y en la región, en distintos países avanzaros medidas alternativas al prohibicionismo.

 

En Estados Unidos, en las últimas elecciones, en 8 de los 9 estados donde se votaron leyes para regular el cannabis, los votantes apoyaron las mociones. En 2012, los estados de Washington y Colorado fueron las primeras jurisdicciones del mundo en crear un mercado legal regulado para el cannabis sin fines medicinales. Ahora se suman California, Nevada y Massachusetts. En Uruguay se votó en 2013 una ley de avanzada que ya se está empezando a aplicar. Es el primer país en aprobar una ley que establece un mercado legal y regulado para el cannabis sin fines medicinales. En Canadá están por legalizar la marihuana. Israel avanza en el mismo sentido. Se suman a Portugal y a Holanda, que de diferentes maneras vienen apostado por la reducción de daños antes que por la persecución. En Chile, avanzan los cultivos de marihuana para uso medicinal a través de los municipios.

 

En nuestro país el avance es lento.  el Congreso aprobó una ley de uso medicinal de cannabis que todavía falta regular. De lo que no hay dudas es que hay un gran movimiento social que dice basta de prohibiciones absurdas.