Más leídas

El pueblo marchó contra el "2X1" en Plaza de Mayo

¦

Organismos de Derechos Humanos se congregaron en las inmediaciones de la Casa Rosada con pañuelos blancos atados al cuello para participar del acto en repudio al fallo de la Corte Suprema. Taty Almeida sostuvo que con esta medida se "abrió la puerta a la impunidad" y Carlotto señaló que "nos llena de esperanza que la sociedad ha reaccionado con firmeza".

"La independencia del Poder Judicial no admite recortes"

¦

La Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional salió en defensa de los jueces de la Corte Suprema, frente a la causa judicial y el pedido de juicio político impulsado por el diputado bonaerense Néstor Pitrola, y los bloques del FPV y el PJ por el fallo que votaron para aplicar el “dos por uno” a un represor.

Gobierno promulgó ley que frena el "2x1" a genocidas

¦

El Boletín Oficial publicó el decreto que pone en vigor la norma que limita la aplicación del beneficio en casos de lesa humanidad, otorgado por un fallo de la Corte Suprema. 

Uno de los arrepentidos del caso Odebrecht implicó a Arribas

¦

Leonardo Meirelles le contó a la justicia argentina que la constructora brasileña pagó sobornos en el país y aseguró que le hizo transferencias por 850.000 dólares al titular de la Agencia Federal de Inteligencia.

Se reactivó la acusación del fiscal Nisman a Cristina

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Se revisarán llamados y mails de la ex presidenta, en el marco de la investigación por el pacto con Irán, que investigaba el fiscal muerto en enero de 2015. Según fuentes judiciales, los documentos deberán ser buscados en los servidores informáticos de la Casa de Gobierno.

El juez federal Ariel Lijo requirió a La Casa Rosada copias de los mails y mensajes que haya enviado la ex presidenta Cristina Fernández de Krichner entre 2011 y 2015, en el marco de la causa por presunto encubrimiento a Irán en el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). La medida también alcanza a Carlos Zannini y Oscar Parrilli, quien fueran secretarios de la ex jefa de Estado.

 

Según fuentes judiciales, los documentos deberán ser buscados en los servidores informáticos de la Casa de Gobierno, que se supone han de almacenar la información que transita a través de las cuentas oficiales de correo electrónico y los sistemas internos de mensajería.



La orden del juez abarcó también a la Cancillería y a la Procuración General del Tesoro, en busca de los mensajes de sus respectivos ex titulares Héctor Timerman y Angelina Abbona. Asimismo, dispuso levantar el secreto fiscal del supuesto espía Alan Bogado, para que la fiscalía pueda requerir sus declaraciones juradas y patrimoniales.



El procedimiento se produce en el marco de la causa penal que investiga si la ex mandataria y los otros imputados encubrieron el atentado terrorista a la AMIA al suscribir un memorándum de entendimiento con Irán, denuncia que formuló el fiscal Alberto Nisman antes de morir.



Lijo fue el juez a quien Nisman le presentó la denuncia contra Cristina Fernández y otros funcionarios y allegados a su gobierno el 14 de enero de 2015, cuatro días antes de ser hallado muerto en su departamento de Puerto Madero con un disparo en la cabeza.



La causa recorrió un largo derrotero hasta que, finalmente y después de la reapertura, recayó nuevamente en Lijo, quien delegó la investigación en el fiscal Gerardo Pollicita.

 

Polémicas

Según la defensa de la ex presidenta, Lijo no debería intervenir en la investigación porque ya estuvo a cargo de otra pesquisa por irregularidades en la investigación del atentado a la AMIA y fue apartado por la Cámara Federal en el último tramo de la misma a raíz de supuestas demoras para investigar al ex ministro del Interior menemista Carlos Corach.

 

Ante los camaristas, Alejandro Rúa -abogado de Cristina- sostuvo que esta última causa investiga delitos similares a los que se ventilan en la que ahora tiene como imputada a la ex presidenta y que, por ello, no debería intervenir Lijo. Por el contrario, al rechazar apartarse, el magistrado sostuvo que los objetos procesales son diferentes.