Más leídas

Los "chinos" suben los precios

¦

Los productos que sufrirán un mayor alza son los lácteos y aceites. Coca- Cola aumentó un 10% y el azúcar Domino un 8%. 

La UOM se moviliza por mejores salarios

¦

El secretario general del gremio, Antonio Caló, aseguró que piden el 30% de aumento por paritarias pero que la oferta es del 20. El sindicalista descartó por el momento la realización de un paro, al señalar que se hará "una movilización de delegados".

Etchecolatz pidió salir por el "2x1" pero se lo negaron

¦

El represor solicitó ser alcanzado por el beneficio pero la Justicia de La Plata se lo rechazó. El juez Germán Castelli resolvió esperar hasta que se consolide la jurisprudencia en el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Marginados hasta en las estadísticas

Por Jorge Repiso

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Un colectivo de organizaciones e instituciones salió a censar a las personas en situación de calle. Denuncian incumplimiento de una Ley por parte del Gobierno de la Ciudad y errores groseros en las cifras de los damnificados. 

Ya pasaron más cinco años desde que se sancionó una norma destinada a proteger a personas que viven en la vía pública y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires continúa sin cumplirla, según el Observatorio del Derecho a la Ciudad. La Ley 3.706 de Protección y Garantía Integral de los Derechos de las Personas en Situación de Calle no sólo alcanza a la gente que en soledad o en familia habita veredas, plazas y bajo los puentes. También, incorpora a quienes se encuentran en riesgo de caer en esa situación y a quienes viven en estructuras sin los servicios básicos.

 

Como toda tarea, el gobierno porteño se limitó a difundir cifras desde el año 2000 en una planilla donde se pueden observar fluctuaciones y números que suenan a irrisorios. De las 705 iniciales, se contabilizaron 1.356 en 2009 y luego, la escala de los sin techo fue decreciendo hasta llegar a las 876 el año pasado. Para el Observatorio, el Gobierno porteño no cumplió puntos relativos a las políticas integrales al no existir área alguna que coordine y atienda cada uno de los derechos como son los programas de alimentación, salud, vivienda y trabajo, ejecutando de manera desordenada la asistencia.

 

Otro punto observado tiene que ver con que el gobierno no cuenta con una solución definitiva, teniendo como única respuesta un subsidio habitacional cuya duración se limita a los 10 meses sin prórroga. Tampoco es un fuerte el relevamiento anual exhaustivo, sino todo lo contrario. Desconocer el número real de personas que viven en condiciones paupérrimas y de intemperie no contribuye a sistematizar ayudas.

 

El Primer Censo Popular se llevó a cabo desde el 8 y hasta el 15 de mayo y habrá que esperar el balance. Unos 400 voluntarios provenientes de decenas de organizaciones e instituciones salieron a las calles a realizar un trabajo en serio. Jorgelina Di Iorio es parte de la Asamblea Popular Plaza Dorrego de San Telmo, docente investigadora de la Facultad de Psicología y trabaja en estos temas. “Buscamos el cumplimiento de la ley que establece que se debe realizar un relevamiento amplio y sistemático. El gobierno va falseando cifras. Lo hacen una noche por año y dura unas pocas horas. Nosotros en cambio, vamos a recorrer 48 barrios y sobre distintos horarios: día, noche y en cualquier día de la semana porque las personas no se censan solamente en horario nocturno porque van desplazándose de acuerdo a sus necesidades de subsistencia y asistencia”.

 

Di Iorio explica que los vacíos que se expresan en los números oficiales están relacionados con una metodología defectuosa. Las personas no son estáticas: circulan por diferentes barrios haciendo uso de ella, buscando fuentes para bañarse cuando hace calor, procurándose formas de subsistir y desplazándose a centros de salud.

 

Las organizaciones estiman que hay 26.000 personas en situación de calle dentro del perímetro de la Capital Federal. No sólo duermen en las calles sino también en lugares de tránsito, hogares y paradores, los que logran alojarse en hoteles mediante amparos judiciales y familias sobre las que pende un desalojo inminente. “Pareciera que el modo de operar de las autoridades definiera una política pública”, agrega Di Iorio, “No sabemos si es con intención de invisibilizar una desigualdad existente en el problema de la vivienda. Para solucionar un problema, primero hay que reconocer que ese problema existe”

 

La esquina de Pechito.  Con cariño y afecto, a Adrián Alejandro Ferreiro le decían “Pechito”. Era un hombre que vivió en la vereda, casi en la esquina de Scalabrini Ortíz y Santa Fe. Allí estuvo durante 12 años con su colchón, unas pocas pertenencias y sus perros. Los vecinos le habían facilitado corriente eléctrica y un cable para que viera películas en su televisor. Pechito compensaba la ayuda del vecindario y de los transeúntes cantando, imitando a cantantes latinos con una sonrisa.

 

El 30 de agosto de 2013, un móvil de Buenos Aires Presente (BAP) lo condujo junto con sus mascotas con destino desconocido. Todos comenzaron a preocuparse y pidieron asistencia al abogado Pablo Tesija, el que se puso a recorrer hospitales sin éxito en los días que siguieron. En diálogo con Veintitrés, Tesija contó que ante la prolongada ausencia, presentó un hábeas corpus. “Si se lo llevaron por motivos de salud, debieron hacerlo a un sitio concreto pero lo curioso es que no figuraba su entrada en ningún hospital. Un juez se puso a investigar y días más tarde encontraron a Pechito deambulando en inmediaciones de la cancha de San Lorenzo".

 

Días después murió en hospital Rivadavia, se presume que por una afección pulmonar." Nosotros quedamos como denunciantes porque al no tener él familiares, no nos constituimos como querellantes. Uno podría sospechar de muchas cosas, pero es un caso complejo porque al no haber querella, el juez no tenía obligación de informar los resultados de la autopsia”. Entre las versiones que rodearon a la muerte de Ferreira hay una que asegura que al momento de fallecer había marcas de golpes en su cuerpo.