Hollywood quiere ser "youtuber"

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Jeffrey Katzenberg, fundador de DreamWorks, creará contenidos breves de gran presupuesto

Por Leonardo M. D’Espósito

Se habla de "peak TV", de que es el momento en el que mejor le va a la televisión, especialmente por los contenidos. Se omite que ese "pico de la tevé" responde a que nunca antes hubo tanta producción ni menos telespectadores tradicionales. Como se sabe, la audiencia televisiva de aire cae todos los años y lo que crece es todo aquello que depende de Internet: el video on demand y, sobre todo, las redes como YouTube, que son las que congregan la mayor cantidad de público entre la adolescencia y los 35 años. Ese es el segmento que deserta de la televisión y sobre el que caen las preocupaciones de la industria global. Al menos hasta ahora: la tapa del último número de Variety es una imagen de Jeffrey Katzenberg -ex CEO de Disney, ex fundador de DreamWorks, que vendió por casi u$s3.000 millones- embarcado en una aventura singular: crear un nuevo tipo de televisión que recapture a ese público huidizo y lábil.

El proyecto se llama, por ahora, New TV, nada original. En pocas palabras, se trata de crear contenidos breves para dispositivos móviles con los valores de producción de las grandes películas y series que salen de Hollywood. Es decir, que el mainstream desembarque en lo que, hasta ahora, había sido territorio del usuario. Para ello necesita reunir mucho dinero (Variety habla de un capital inicial de u$s2.000 millones, y de conversaciones con capitanes de la industria digital y del show business como Apple y Disney) y el entusiasmo es enorme. El problema es si realmente es posible que la gran empresa pueda volcarse al campo del youtuber.

En efecto: algunos ejecutivos piensan que los valores de producción (imaginen una Game of Thrones en episodios de 10 capturarían a los espectadores que ya han hecho una costumbre de conectarse a YouTube, donde estos programas -producidos de manera en general independiente- ya existen. Pero hay otro problema: los usuarios de YouTube más jóvenes buscan sobre todo material producido por sus congéneres.

El fenómeno de los youtubers tiene más que ver con el "hacelo vos mismo" que con los valores de producción que pueden conseguirse con mucho dinero. Dicho de otro modo: el principal valor es la identificación y la idea de que es posible, para cualquier usuario, pasar del otro lado del monitor. Ese es el punto en el cual los potenciales inversores de Katzenberg dudan, sobre todo, piensan, es probable que la "mainstreamización" del contenido breve genere el efecto adverso: que ese público joven decida condenar los valores de producción como una traición cultural. De cambio cultural, justamente, trata esta puja, no necesariamente de costos y economía.