Despidos e "inseguridad económica", los nuevos paradigmas

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Verifican mayor búsqueda laboral pero deterioro de acuerdos tanto en Capital como en el Gran Buenos Aires

Luis Autalán
@LuisAutalan
 

Un estudio realizado en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano reveló estadísticas preocupantes respecto a empleo, cambios en contratación laboral, pérdida de trabajo y magro porcentual de nuevos trabajos. En esta encuesta el 32% de los consultados afirmó que hubo modificaciones respecto de jornada laboral, vacaciones y suspensiones, además el 39% consignó que un familiar o un conocido perdió su ocupación en el último año.

Estos tópicos se revelaron entre los datos preliminares del Monitor del Clima Social (MCS) que elaboran el Centro de Estudios Metropolitanos (CEM), un foro producto del acuerdo entre la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET), la Universidad Nacional Arturo Jauretche y la Universidad Nacional de Hurlingham. Sobre la población que salió a buscar nuevo trabajo o sumar una entrada de dinero más al hogar, a razón de que los ingresos no alcanzan para vivir, dicho segmento arribó al 57%. Solo el 19% consignó que lo había logrado, el 67% admitió que no tuvo éxito y el 12% señaló que había sido contratado, pero por "tiempo reducido".

La pregunta de rigor sobre cuántas personas que perdieron sus empleo desde fines de 2015 a la fecha lograron reinsertarse laboralmente sigue con final abierto pero previsible. El director del CEM, Matías Barroetaveña, expresó que "cuando el Gobierno habla de incremento de empleo, modula el concepto de ‘emprendedores’, por vía monotibuto", hipótesis que para el responsable del centro de estudios es falaz. Recorriendo el segundo semestre la certificación de variables económicas negativas "obligan a la preocupación", definió Barroetaveña.

"El discurso público del Gobierno apunta a condicionar la llegada de inversiones a un triunfo electoral en octubre", ironizó el analista para "enmarcar la coyuntura". En cuanto a datos duros Barroetaveña subrayó que la capacidad ociosa de las industrias ya llega al 40%, la intención de inyectar desde el Mercosur un acuerdo que beneficie a Europa, "es un esquema de subordinación, porque van a inundar el mercado del país con sus productos a cambio de ninguna ventaja".

Como sustento de lo expuesto, también repasan cifras oficiales de los últimos 24 meses con registro de una pérdida de empleo, en supermercados, del 5,4%, según el Indec.

Para este sector, en abril de 2015 la cadena de retail registraba cerca de 100.100 empleos, en el mismo mes de este año descendió a 94.695. Deducen entonces que es notoria la "la retracción del consumo y el impacto de la inflación". Cálculo simple, menos compradores menos empleados dispuestos para atención al público, reposición etc. Acotan que en la estimación anual el "goteo" de cesantías perfora la incorporación de nuevos empleados mes a mes.

El próximo Monitor del Clima Social del CEM reflejará la percepción del temor a perder el trabajo entre aquellos que cuentan con un puesto registrado y por ende de la economía formal. Barroetaveña consideró que desde el relevamiento que presentaron a principios de año, donde 7 de cada 10 habitantes de la Ciudad y los tres cordones del conurbano bonaerense se expresaron bajo "inseguridad económica", nomenclatura que comprende el temor a perder su empleo en virtud de que sus ingresos no cubren ya sus necesidades básicas e incluso secundarias, el panorama no reflejará mejoría. "La baja del sector construcción, 18 meses de merma continua en industrias, la actividad comercial, el deterioro del acceso al consumo para jubilados y beneficiarios de AUH son determinantes", señaló.