Los simios ganaron la guerra de las taquillas ante Mi villano favorito 3

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

El largo animado se acercó finalmente a los cuatro millones

Leonardo M. D'Eposito

 

Mi villano favorito 3 se despidió de su reinado en la taquilla argentina deslizándose al cuarto puesto, aunque con casi cuatro millones de entradas vendidas, lo que supone el filme más exitoso del año (y difícilmente de aquí al final haya alguno que lo empate o supere).

La primera posición fue para El Planeta de los Simios: La guerra, tercera (o cuarta, depende de si se cuenta o no el despropósito de Tim Burton) entrega de estas remakes de la célebre saga de los ‘70 (aunque, seamos sinceros, no tienen mucho que ver con el original: incluso son mejores).

El filme se acercó a los 200.000 espectadores y, si bien parece poco comparado con semanas precedentes, es un muy buen número fuera de las vacaciones de invierno. No está nada mal y seguramente siga sumando.


Hablando de las vacaciones: más allá de Mi villano... queda claro que la película más exitosa fue nacional, Mamá se fue de viaje, que esta semana se colocó en el segundo lugar (superando a Dunkerque) y, en el acumulado, vendió más que espectáculos familiares como Cars 3 -de performance más que decepcionante aún superando la barrera del millón de espectadores- o Spider-Man: De regreso a casa. Hay algo más: todavía tiene posibilidades de quebrar la barrera del millón y medio, aunque esta semana se enfrenta con una notable competencia argentina con el estreno de La cordillera -protagonizada por Ricardo Darín- y El fútbol o yo, protagonizada por Adrián Suar.

Pero puede suceder que el público para el cine nacional se potencie con la competencia en vez de que una película reste a otra. Veremos el próximo fin de semana.

El cuello de botella causado por los tanques impidió mejores recaudación en Julio 


En general, como informó el sitio Cinesargentinos.com, que monitorea la actividad a diario, se vendieron durante julio, el mes más importante y de mayor recaudación, 8,3 millones de entradas, lo que no está mal. Pero dados los títulos, podrían haber sido 10 millones.

Como fuimos advirtiendo, el retraso en el lanzamiento de algunos títulos respecto del estreno en país de origen (Cars 3 y Transformers 5, por ejemplo) terminó causando un cuello de botella de salas que impidió que estas películas recaudasen más.

En términos de pura ética, muy bien, porque implica sana competencia en lugar de la "exclusividad" de hecho que cada tanque suele tener por dos semanas con una cantidad obscena de pantallas; pero desde el punto de vista del negocio puro y duro, una mala elección que hirió las posibilidades de varias películas en plena temporada alta.

Cuando finalmente se revisan promedios, una de las películas más exitosas de la semana fue El otro lado de la esperanza, que figura en el décimo puesto.

Este filme del maestro finlandés Aki Kaurismäki, fogoneado por el boca a boca, logró el tercer mejor promedio por sala y muchas funciones agotadas, lo que implica que sí hay un público estable y constante para el cine de arte de calidad.

Ese circuito, el menos explotado, es probablemente el único que presenta verdaderas alternativas, aunque a veces también sufre de saturación. Algo de eso sucedió con el estreno argentino El Pampero, que no logró colarse en el top ten y funcionó muy poco a pesar de buenas críticas y la presencia de Julio Chávez.