Lo que aparece con la desaparición de Maldonado

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

La fractura ideológica de una sociedad

Por Gabriela Granata

Las segunda movilización masiva para reclamar la aparición con vida de Santiago Maldonado expuso la fractura ideológica de una sociedad que, como sus representantes, estira y contrae el elástico de sus convicciones. Existe una idea que es el "consenso", la opinión establecida como mayoritaria en una sociedad. Y otro concepto sociológico, que se denomina "la espiral del silencio" que es callar para no ir en contra de lo que se presume, es la opinión mayoritaria. Los dos se hicieron pedazos con el debate en torno a cómo, cuándo, dónde y por qué se produjo la desaparición del joven, en el marco de la represión a una comunidad mapuche.

Hay que hacer un aprovechamiento político y discutir qué país queremos

El 1° de septiembre que se cumplió un mes de la desaparición, el Gobierno hizo silencio con las ruidosas excepciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, tuiteando sobre operativos antinarco y la vicepresidenta Gabriela Michetti con un comentario superficial, un día después y por los incidentes del final: "Tenemos que respetar la democracia y mantenernos en paz. Todos queremos que aparezca Santiago Maldonado". El verbo más correcto para un dirigente político que ejerce una función pública es hacer y no querer.

Ni siquiera las "palomas" como el ministro de Justicia, Germán Garavano -siempre más políticamente correcto y uno de los pocos que dejó un margen de duda al accionar de la Gendarmería- escapó de la regla. Es posible que no hayan medido el impacto inicial de la desaparición, pero es improbable que no hayan evaluado luego que tensar el elástico hacia los "extremismos" abona la línea de mano dura que quieren imponer como nuevo consenso. Mano dura, eso sí, contra sectores marginados, magnificados.

Desde la oposición, la ex presidenta Cristina Fernández se movió en sentido contrario. Se mostró en una misa en Morón y viene colmando las redes sociales con reclamos por la desaparición de Maldonado. No es que Cristina haga un "aprovechamiento político" del caso. Oficialismo y oposición lo hacen, aunque tirando de distintas puntas del hilo.

Es necesario "aprovechar" el caso . Aprovecharlo para discutir qué fuerzas de seguridad quieren los argentinos; qué tipo de inclusión se le da a los reclamos de los pueblos originarios, qué compromiso tienen los funcionarios con la defensa de la integridad de todos (negritas y subrayado) los ciudadanos, cómo se para cada sector político frente a la violencia institucional y frente a las consecuencias de estigmatizar a pobres, jóvenes, demandantes, desocupados. Y claro, que expliquen qué pasó con Santiago Maldonado. Y que aparezca con vida.