Matar a Escobar fue sólo el principio

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Series: Narcos, nueva temporada

Analía Caballero
 

Más allá de los debates sobre la rigurosidad histórica de los hechos que se vieron en sus dos primeras partes, centradas en vida y obra del narcotraficante colombiano más famoso, Pablo Escobar, el éxito cosechado por Narcos aún en territorio estadounidense -donde se sabe, el público detesta ver series subtituladas- alentó a Netflix a realizar dos nuevas entregas.

Acá habrá sangre, mucha, cada vez que sea necesario

Desde septiembre llega a la plataforma de streaming la tercera temporada de esta ficción, que ahora hará foco en los rivales de Escobar: las cabezas del Cartel de Cali. Más extenso, más ambicioso y quizá más hábil a la hora de construir relaciones fructíferas, mientras la DEA norteamericana y el gobierno colombiano corrían detrás del caudillo popular nacido en Medellin, sus colegas se expandían, casi sigilosamente.

Una vez eliminado Escobar (1993), la acción se corre hacia una cacería quizá más compleja. Pablo hizo de la violencia armada su mayor fortaleza, pero los cuatro “padrinos” de Cali extendían sus tentáculos hacia lo más enquistado del poder: preferían sobornar a funcionarios y empleados del gobierno.

Por supuesto que tampoco eran apacibles lobbistas, acá habrá sangre, y mucha, cada vez que sea “necesario”.

Quién es quién

El actor mexicano Damián Alcázar, quien interpreta a Gilberto Rodríguez Orejuela, uno de los padrinos, describió a su personaje como “un hombre de negocios, pacífico, que prefiere corromper a la gente, no pone bombas por la ciudad ni anda armado como Pablo Escobar”.

El argentino Alberto Ammann se pone en la piel de Pacho Herrera

Su hermano, Miguel Rodríguez Orejuela está interpretado por el venezolano Francisco Denis, y el portugués Pepe Rapazote encarna a Chepe Santacruz Londoño, encargado de los negocios en Nueva York. La cuarta pata de esta mesa es un crédito argentino: Alberto Ammann vuelve a meterse en los zapatos de Pacho Herrera, ya visto en las temporadas anteriores de la ficción enfrentándose a la brutalidad y ambición de Escobar. El cordobés, que aquí dirige la conexión mexicana y la distribución internacional de la cocaína, tuvo que engordar 15 kilos para su “Pacho”.

“Yo creo que no hay buenos, porque contra los malos no vale todo. Es interesante que en el mundo actual mucha gente sienta simpatía por personas como Escobar. En vida fue un héroe para muchos. Y décadas después de su muerte lo sigue siendo” declaró el actor hace poco a un medio mexicano.

Queda claro que esta es una historia de hombres, donde las mujeres -tal como en la vida real entonces- no tienen papeles relevantes más que el de ser esposas, madres o amantes. Pero para las fanáticas de Miguel Ángel Silvestre, podrán disfrutar de la estrella de “Velvet”, que en “Narcos” es Franklin Jurado, el encargado del lavado de dinero del cartel. Su compatriota español Javier Cámara también es de la partida, y entre las buenas noticias; vuelve uno de los grandes personajes de la serie: Javier Peña, el díscolo agente de la DEA interpretado por el chileno Pedro Pascal.