Garavano apuntó a los dichos de los testigos, que calificó de "inverosímiles o falsos"

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Fuerzas federales retomaron los rastrillajes

El ministro de Justicia, Germán Garavano, aseguró que declaraciones de testigos en la causa por la desaparición de Santiago Maldonado "lucen como inverosímiles" o "eventualmente falsas".

Unos 300 efectivos de la  Policía Federal y de la Prefectura reiniciaron  la tarea en el río Chubut 

"Lo que da tristeza es que aparezcan testimonios de gente que estuvo en el lugar que lucen como inverosímiles o eventualmente falsos. También aparecen otras pistas faltas. Hay como un ánimo de algún sector de embarrar la cancha y complejizar la investigación y lo que tenemos que hacer es ayudar al juez y a la fiscal para desarrollar su tarea con tranquilidad", consdieró Garavano.

En declaraciones a las radios La Red y Mitre, y al ser consultado sobre quiénes estarían "embarrando la cancha" en la investigación, el ministro respondió: "Esto tiene que ver con la extrema politización que tomó el caso en un escenario electoral, no debería suceder. Hay un sector vinculado al gobierno anterior que viene fogoneando este tipo de cosas, tratando de generar una igualación a la dictadura".

Por otra parte, Garavano afirmó que los resultados de las pericias de ADN obtenidas en vehículos de la Gendarmería usados en el operativo en el que se cree desapareció el joven serán "una muestra central y casi definitiva para verificar o escartar la hipótesis" de la responsabilidad de esa fuerza en el hecho.

"Esta es una prueba central y casi definitiva para verificar o descartar la hipótesis que han planteado algunos testigos que son bastantes sospechados", consideró el funcionario.

El funcionario atacó también al grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) aunque admitió que tiene poca magnitud.

"Se trata simplemente de un grupo de delincuentes comunes, en el caso del RAM son un grupo que genera hechos de violencia pero no le daría más magnitud que esa, son 50 o 60 personas", sostuvo.


Búsqueda
Ayer, unos 300 uniformados de la Policía Federal Argentina (PFA) y de la Prefectura Naval reiniciaron los rastrillajes en el río Chubut en el marco de la búsqueda por orden del juez federal de Esquel, Guido Otranto.


El viernes pasado tuvieron lugar las primeras tareas de búsqueda en el río y ayer se reanudaron. Se prevé que las tareas de rastrillaje podrían prolongarse por varios días, ya que el rango de búsqueda es de 800 kilómetros aguas abajo del lugar donde se llevó a cabo el operativo de Gendarmería el pasado 1 de agosto, a la vera del río Chubut.

Según trascendió, la Policía Federal es la fuerza que lidera la búsqueda, aportando más de 200 uniformados del Grupo Especial de Operaciones (GEOF) y de todas las delegaciones patagónicas.


El celular, activo el 2 de agosto

Ariel Garbarz, director del laboratorio de Seguridad de la Comunicaciones de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), denunció que el juez federal Guido Otranto y la fiscal Silvina Ávila no aceptaron recibirlo ayer en Esquel para entregar los resultados de un “primer trabajo de geolocalización” del celular de Santiago Maldonado que aportaba “datos de antena y zona” donde fue activado el 2 de agosto pasado, es decir un día después de su desaparición. 

“Intenté aportar datos de antena y zona donde estuvo el celular de Maldonado el 2 de agosto, pero el juez y la fiscal no quisieron recibirme”, aseveró el ingeniero electrónico y en comunicaciones, quien ayer viajó a Esquel para, en calidad de perito de las querellas representadas por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), realizar un trabajo de geolocalización del celular de Maldonado que -según indicó- “está comprobado que el 2 de agosto se encendió”.