Preciso como Messi

Por Revista Veintitres

LECTORES@VEINTITRES.COM

¦

Bella Vista. Nicolás Guglielmetti
Vox Senda, 2015

Por Miguel Zeballos

A mis viejos y abuelos, por enseñarme a ver Bella Vista con la atención que se mira Constantinopla”, dedica Nicolás Guglielmetti (Bahía Blanca, 1981) y no es para menos: el glorioso Club Bahiense es un fresco de anécdotas que va de la nostalgia a la emoción, y su autor logra mantenernos prendidos a ese mundo que dibuja con dedicación en la construcción de cada verso:


“De Ortega solo tuve las recaídas” anuncia y declara desde el inicio, para continuar: “(…) Si te fijás, Ortega definiendo es una evolución / de Rubén Polillita Da Silva”.


Es cierto –se puede ir a YouTube y comprobarlo, o recurrir a los memoriosos y sacarle la ficha a la gambeta del ex River. Aunque estemos en el país del fútbol, fútbol, fútbol, no olvidemos que siempre hablamos de poesía, y Guglielmetti habla muy afinadamente, sin desentonar ni hacer una de más, con una escritura precisa como un pase de Messi o de Riquelme. 
La poesía más bella es esa que ignora su condición.


En Bella Vista hay un rezo imparable y sostenido sobre un tiempo que ya no es, una combinación perfecta de magia y gol: “Para ser delantero me faltó facha. / Para ser central altura. / ¿Para ser yo?”.