Alemania ratificará sin demora los documentos sobre el ingreso de Finlandia y Suecia en la Alianza Atlántica, pues será un paso histórico para la OTAN y Europa, declaró este martes el canciller alemán, Olaf Scholz.

"Los Gobiernos de Finlandia y Suecia presentarán la solicitud de admisión en la OTAN​​​. Su ingreso será un paso histórico para esta alianza defensiva y para Europa. Es la reacción de estos dos países ante la agresión rusa contra Ucrania, que ha cambiado radicalmente la situación europea en materia de seguridad. El Gobierno de Alemania celebra esta decisión soberana de nuestros amigos escandinavos", dijo en rueda de prensa.

Según Scholz, con el ingreso de Finlandia y Suecia la OTAN obtendrá a "valiosos aliados que fortalecerán la capacidad defensiva de la Alianza".

El canciller prometió contribuir para que el procedimiento de admisión se cumpla rápido.

"Nosotros (el Gobierno alemán) junto con otros organismos de poder llevaremos a cabo la ratificación sin demora e instamos a otros países a hacer lo mismo", dijo.

El domingo pasado el gobernante Partido Socialdemócrata de Suecia anunció que tomó la decisión de presentar la solicitud de admisión en la Alianza Atlántica, agregando que en el caso de ser aprobada,  se pronunciará en contra del emplazamiento de armas nucleares y de bases militares en su territorio.

La primera ministra de Suecia, Magdalena Andersson, declaró que el ingreso en la OTAN tendrá efecto positivo para la seguridad del país y del pueblo sueco.

Finlandia también tomó la decisión oficial de pedir el ingreso en la Alianza Atlántica.

Rusia señaló en numerosas ocasiones que la OTAN busca confrontación. Dmitri Peskov, el portavoz del presidente ruso, declaró que una nueva ampliación de la Alianza no aportará más seguridad para Europa, en tanto advirtió del carácter agresivo de la OTAN y, al mismo tiempo, reconoció que la adhesión de Finlandia y Suecia a ese bloque no representará una amenaza existencial para Rusia.

El presidente ruso, Vladímir Putin, al conversar la semana pasada con su homólogo finés, Sauli Niinisto, dijo que la renuncia al tradicional estatus neutral sería un paso erróneo, porque no existe ningún peligro para la seguridad de Finlandia.

"Ese tipo de cambio de la política exterior del país puede afectar negativamente las relaciones ruso-finlandesas que durante años se han construido en un espíritu de buena vecindad y cooperación, así como han sido mutuamente beneficiosas", puntualizó Putin.

Rusia anunció el pasado 24 de febrero el lanzamiento de una operación militar especial para proteger a las personas que necesitaban ayuda frente al "genocidio" por parte de Kiev. Según Putin, ante la operación se plantea el objetivo de lograr la desmilitarizacion y la desnazificacón de Ucrania y llevar a los tribunales a los que cometieron crímenes sangrientos contra los civiles de Donbás.

Fuente: Sputnik