Las elecciones federales de Australia comenzaron el sábado por la mañana en todo el país, donde la Coalición o el Partido Laborista necesitan obtener la mayoría en una contienda reñida.

Se espera que más de 8 millones de australianos emitan sus votos en más de 7.000 urnas repartidas por todo el país, según la Comisión Electoral Australiana (AEC, siglas en inglés), y una cifra récord de electores ya han emitido sus votos antes del día de los comicios.

La votación se abrió a las 8 a.m. hora local del sábado (2200 GMT del viernes) y permanecerá abierta hasta las 6 p.m. hora local cuando comenzará el conteo de boletas.

Para formar un Gobierno mayoritario, la Coalición o el Partido Laborista deben obtener al menos 76 de los 151 escaños en la cámara baja del Parlamento, la Cámara de Representantes.

Según la encuesta de opinión llevada a cabo por Australia Newspoll y publicada el viernes por la noche, el Partido Laborista lleva la delantera frente a la Coalición por 53-47, sobre una base de preferencia bipartidista.

El primer ministro Scott Morrison y el líder laborista Anthony Albanese estaban empatados en su contienda personal, pues el 42 por ciento de los encuestados eligieron a cada uno como su primer ministro.

El sondeo encontró que el 36 por ciento de los electores tienen como primera intención de voto al Partido Laborista y el 35 por ciento a la Coalición.

Si ninguno de los dos gana suficientes escaños para formar una mayoría contundente, el resultado de las elecciones será declarado un "parlamento colgado".

En ese caso, tanto Morrison como Albanese entrarán en negociaciones con partidos minoritarios y parlamentarios independientes buscando su apoyo para formar un Gobierno minoritario, como lo hizo el laborismo en 2010.

Es obligatorio que todos los australianos mayores de 18 años voten en las elecciones. Según la Comisión Electoral de Australia, más de 17 millones de personas se han inscrito para ejercer su voto este año.

Fuente Xinhua