Estonia, Letonia y Lituania ven con buenos ojos los planes de Finlandia y Suecia de ingresar en la Organización del Tratado del Atlántico Norte, si bien insisten en aumentar la presencia aliada en sus respectivos territorios, escribe este viernes Financial Times.

El ministro de Exteriores letón, Edgars Rinkevics, dijo al periódico que "el Báltico se convierte en un mar de la OTAN" ahora, pero ello "no cambia nuestra demanda de que la OTAN aumente su presencia en la región​​​.

"Todavía hay temas por resolver. La actual situación de seguridad requiere planes más audaces por parte de la alianza", alegó.

El canciller lituano, Gabrielius Landsbergis, piensa que el norte de Europa será "más seguro" con la incorporación de Finlandia y Suecia a la alianza, si bien se requiere "un consenso muy claro de que se defenderá cada centímetro del territorio de la OTAN”.

Para igualar la fuerza de Rusia en la región, según él, la OTAN necesita desplegar más tropas en el Báltico.

También la ministra de Exteriores de Estonia, Eva-Maria Liimets, piensa que la adhesión de Finlandia y Suecia potenciará en grado considerable a la OTAN y al mismo tiempo "reforzará el entorno de seguridad en el norte de Europa y la región del mar Báltico".

Según el periódico, las naciones del Báltico quisieran que la alianza ampliara los batallones, de unos 1.000 soldados que mantiene desplegados hoy en cada país de la región, a brigadas de 3.000 a 5.000 efectivos. Además, aspiran a transformar las actuales patrullas aéreas sobre el Báltico en una misión de defensa aérea que pueda derribar a cualquier intruso.

Este jueves, el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, y la primera ministra de Suecia, Sanna Marin, emitieron un comunicado conjunto en el que instaron a solicitar el ingreso de sus países en la OTAN sin demora.

La alianza transatlántica planea discutir este sábado, durante una reunión ministerial en Berlín, los planes del adhesión de Finlandia y Suecia.

Fuente: Sputnik