La postura de Moscú sobre el ingreso de Kiev en la Unión Europea (UE) ha cambiado y ahora es la misma que respecto a su entrada a la OTAN, declaró este jueves el enviado adjunto de Moscú ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Dmitri Polianski.

"(En las conversaciones de Estambul) no nos preocupaba la situación, pero ha cambiado tras la declaración del señor (comisario de la UE) Josep Borrell de que esta guerra debe ganarse en el campo de batalla​​​. Creo que nuestra posición sobre la adhesión de Ucrania a la UE es ahora más parecida a la de la OTAN", dijo.

Polianski también dijo que Rusia no ve actualmente opciones diplomáticas para resolver la situación en Ucrania y cree que no hay forma de evitar su operación militar allí.

El diplomático se refirió al posible ingreso de Suecia y Finlandia a la OTAN, y dijo que esos países podrían convertirse en objetivos para el ejército ruso y obligar a Moscú a tomar medidas si se concreta su admisión a la alianza.

Rusia anunció el pasado 24 de febrero el lanzamiento de una "operación militar especial" en Ucrania alegando que las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como estados soberanos, solicitaron ayuda frente al "genocidio" por parte de Kiev.

Según el Ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

Numerosos países condenaron la operación militar de Rusia y apoyan a Kiev con suministros de armas, donaciones, ayuda humanitaria y sanciones contra Moscú.

Fuente: Sputnik