Rusia tendrá que adoptar medidas compensatorias después de que Suecia y Finlandia se unan a la Alianza Atlántica, aseguró el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov.

"Cuando pase el período en que analicemos este paso en Moscú en términos de la configuración general de fuerzas y medios en Europa y en el norte de Europa, en particular, tendremos que tomar las llamadas medidas compensatorias​​​. Y nadie se beneficiará de ello", dijo Riabkov en una transmisión de la cadena Rossiya 24.

La operación militar que Rusia lanzó en Ucrania el pasado 24 de febrero empujó a Finlandia y Suecia a replantearse su tradicional política de neutralidad e inclinó la opinión pública a favor del ingreso en la OTAN.

El domingo, el Gabinete finlandés anunció la decisión de solicitar el ingreso en la alianza, y este martes el Parlamento del país votó a favor de la medida.

A su vez, la ministra de Exteriores de Suecia, Ann Linde, firmó hoy mismo la solicitud de adhesión a la OTAN.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores ruso advirtió en reiteradas ocasiones que el ingreso de esos países nórdicos en la OTAN implicaría consecuencias tanto para sus relaciones bilaterales con Rusia como para el conjunto de la arquitectura de seguridad europea.

Fuente: Sputnik