Septiembre es el mes de la primavera, y con él, muchas personas comienzan a presentar cuadros alérgicos. La OMS ha estimado que alrededor de 600 millones de personas en el mundo sufren de alergias, y estas suelen empeorar cuando comienza la temporada.

En el 2017, la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica informó que el 20% de los argentinos sufrían alergias. Se espera que este porcentaje crezca en los próximos años debido al calentamiento global, el uso inadecuado de medicamentos, y una mala alimentación.

Frente a esta situación y como dice el dicho: “mejor prevenir que curar”, te contamos qué son las alergias, por qué aumentan en primavera y te compartimos algunos tips para atravesar con mayor los próximos meses.

¿Qué es la alergia y cuáles son sus causas?

Las reacciones alérgicas son una respuesta de defensa contra sustancias irritantes que afectan las vías respiratorias. El sistema inmunitario considera a los alérgenos como una amenaza, y su mecanismo para vencerlos provoca síntomas como estornudos, picazón e irritación en la nariz, garganta y ojos.

Es importante conocer cuál es el causante de la alergia, qué tipo y cuál es la severidad del cuadro alérgico que estamos sufriendo. Existen exámenes para determinar a qué somos alérgicos, y gracias a ellos podemos identificar cuál es el tratamiento más adecuado. Una buena opción es contar con un plan de medicina prepaga que cubra este tipo de afecciones a donde podamos acudir al primer síntoma.

¿Por qué aumentan las alergias en septiembre?

Las alergias por vías respiratorias más comunes son causadas por el polvo, el polen, el moho y el pelo de animales. En la época primaveral, los alérgenos suelen estar más presentes, contribuyendo al aumento de alergias y rinitis en todo el país.

En la actualidad es posible desarrollar cuadros de alergia incluso antes de septiembre, y esto se debe a que la temperatura aumenta antes del tiempo previsto a causa del calentamiento global. Como resultado, el periodo de alergias se puede extender más semanas.

Síntomas comunes de la alergia estacional

Las reacciones más comunes de la alergia suelen ser irritación de las vías respiratorias, picazón en garganta y ojos, estornudos constantes, y aumento de la mucosidad. Dependiendo de la gravedad del caso, los síntomas pueden ser severos o casi imperceptibles. Por ejemplo, un aumento considerable de mucosidad en estas fechas puede ser el resultado de una alergia.

También existe la posibilidad de sufrir rinitis alérgica, un proceso inflamatorio de las fosas nasales que ocurre casi inmediatamente al entrar en contacto con el alérgeno. Esta hipersensibilidad se presenta en pocos minutos y se manifiesta con picazón en los ojos y nariz, estornudos, y secreción nasal clara. Alrededor de las 6 horas, se empieza a notar obstrucción nasal debido a la inflamación y puede durar varias horas en reducirse.

No todo el mundo sufre de rinitis, ya que se requiere de una predisposición genética, pero es fácil de identificar: si considerás que la reacción es casi inmediata, es probable que lo sea. Siempre recurrí a tu médico de confianza para que lo confirme y/o descarte otras posibilidades.

¿Se puede prevenir la alergia primaveral?

Si eres una persona sensible y propensa a sufrir alergias estacionales, existen formas de prevenir el contagio o reducir las posibilidades de sufrirlas. La recomendación general es utilizar anteojos y barbijo, ya que estos accesorios evitan que las partículas entren a nuestras fosas nasales o estén en contacto con los ojos.

La segunda recomendación es detectar cuál es el alérgeno que nos causa la reacción. En caso de que sea algo en casa, como el polvo, el moho, o el pelo de animales, podemos tomar acción para removerlo o reducirlo.

Para limpiar el polvo o el moho, tomá precauciones y protegete durante el proceso. Utilizá barbijo, anteojos e inclusive guantes para evitar el contacto.

En caso de que sean las mascotas, es importante mantener una rutina de peinado diario que ayude a remover el pelo suelto. También podés ayudarte con una aspiradora para eliminar el pelo que se encuentra en la superficies del hogar.

Si el alérgeno que más te afecta es el polen, la mejor recomendación es utilizar anteojos y barbijo al salir de casa para evitar que entren a las fosas nasales o estén en contacto con los ojos.

¿Cómo tratar la alergia estacional?

Dependiendo del tipo de alergia y la gravedad de la situación, los doctores pueden recetar distintos tratamientos. Por esta razón, es importante contar con la opinión de un médico especialista que nos indique cuál es el mejor tratamiento para cada caso.

En general, lo más recomendable es utilizar antihistamínicos si la alergia no es severa. Estos medicamentos son de venta libre y no causan sueño.

En casos más graves, cuando se presenta rinitis o rinosinusitis, el uso de solución salina hipertónica, además de los antihistamínicos, colabora con la limpieza de las fosas nasales (para remover las partículas irritantes), y también ayuda a eliminar el moco.