El gin tonic se convirtió desde hace algún tiempo en uno de los cocteles favoritos de las barras en todo el mundo y uno de los más preparados en los hogares. Junto con esa creciente tendencia consumo, se destapó a nivel local el furor por la fabricación de ese destilado que suma a ritmo vertiginoso nuevas marcas nacionales que además ganan premios en el exterior. 

Elegante, amable para el mix y con la alquimia mágica de los botánicos, el gin tiene todo para ser un éxito. Junto a nombres internacionales como Bombay Saphire, Tanqueray, Hendricks o Monkey 47, aparecieron coquetas etiquetas locales. Algunas cuentan con una trayectoria de varios años y fueron pioneras en su región, otras ganaron fuerza en pandemia.

Según estimaciones de Matías Jurisich, elaborador artesanal de bebidas y creador del sitio www.vivaelgin.com.ar, en marzo de 2020 había entre 20 y 30 marcas y ahora son cerca de 300. Heráclito, Hilbing, Gina, Heredero, Terrier son apenas algunos conocidos. En la web puede verse una lista con datos del productor, método de elaboración y botánicos. 

El especialista ensaya algunas explicaciones de este boom: "En pandemia explotó el gin tonic. Antes, el mayor consumo popular era el vodka en la previa y en la salida. Con las restricciones se fue a un consumo más hogareño y el gin tonic funcionó porque es sencillo como un Fernet con cola pero te da una distancia más de disfrute.  Todo el ritual alrededor del mundo del gin hace a la cuestión de buscarle ese gustito adicional: cada productor lo hace de manera distinta, con diferentes botánicos", dice Jurisich, quien además menciona otros dos factores. Por un lado, los cursos de destilación de gin que se ofrecen en el mercado: Moretti, Simon Venghi en la Gin School Argentina o el propio Jurisich, entre otros. Por otro, que hay 4 empresas que fabrican alambiques, sumado a la posibilidad local de comprar alcohol para trabajar en la industria alimenticia, está regulado y permitido. "A diferencia de otras bebidas, no tenés que generar el alcohol sino aromatizarlo. La relativa facilidad de elaboración hace que muchos se animen", agrega. 

Nueva ronda

En el mercado, algunos comparan este expansión con el boom de la cerveza artesanal. De hecho, una docena de fabricantes de cerveza, como Patagonia y Temple, se subieron a la ola del Gin. Varios productores destacan la importancia de que la producción se haga en regla y de manera formal. 

"Es una tendencia que vino y una actividad que se está instalando para quedarse. Van a ver actores que no van a poder quedar al final. Parecido a lo que pasó con la cerveza artesanal.. Los que empezaron con buen equipamiento y técnica desde el principio pudieron sortear la crisis. Lo lindo es que está surgiendo una actividad en Argentina que hace 20 años atrás que cuando empezamos era impensada", comenta Walter Hilbing, presidente de una de las destilerías pioneras, que lleva su apellido y está ubicada en Mendoza. Con su gin, ganaron cinco medallas en los últimos tres años y en septiembre lanzan un upgrade. Hilbing considera que la tendencia responde a que es una bebida muy consumida y relativamente fácil de preparar: se presta para muchas posibilidad de combinación. Coincide en que la pandemia le dio impulso, en parte también por la búsqueda de salidas laborales. "Muchos están entrando porque ven que está de moda el gin y ven que puede haber una oportunidad. La producción local está empezando a ser interesante. De acá a unos cinco o seis años va a mejorar la calidad. La competencia es sana porque nos ayuda a mejorar", agrega Walter y cuenta que su forma preferida de prepararlo es con la piel de pomelo y un dash de maracuyá, o con frutos rojos.

Otro gin ganador de premios es Gina, de Patagonian Destillery, que obtuvo este año la Medalla de Oro y Mejor Gin Argentino en la categoría "Best Signature Botanical" en el World Gin Awards 2021. "La tendencia viene marcada por lo que pasa en el mundo, en Europa, USA y también Japón donde hay auge de destilados que nadie hubiera pensado. El 2020 hizo resurgir ideas de todo tipo en distintos ámbitos y también creatividad en los negocios. Así, están surgiendo un montón de destilados sobre todo gin", cuenta Taté Moretti, Licenciada en Finanzas, Head Distiller y Fundadora de este proyecto productivo que empezó en 2017, primero con Vodka. Inauguró el rubro en la provincia de Neuquén, una zona que tiene historia en bebidas de la mano de las sidrerías y después las bodegas. Hoy tienen una capacidad de 4000 litros semanales o más y arrancaron con un alambique de 100 litros.  La empresa recibe asesoramiento del Ministerio de Producción para empezar a exportar. Para quienes empiezan recomienda que "hagan el camino correcto", que se inscriban o que busquen a alguien en actividad para que les fabrique la bebida de su etiqueta. Ellos mismos cuentan con una unidad de negocios específica para desarrollo de productos de terceros. En cuanto a su producto, elaborado con mucha pasión, describe que es super característico porque es un gin de flores. "No hay muchos ni siquiera en el mundo. Es prácticamente un perfume. Ya estaba en mi cabeza el nombre Gina por una de mis hijas. Tiene doce botánicos y la mitad son flores", cuenta. Elaboran 4000 botellas por mes.

Desde Casa Tapaus, fabricante del Gin Terrier, encuadran además la evolución del gin junto al crecimiento de la alta coctelería a lo largo del tiempo en distintas partes del mundo y también en nuestro país: "Eso es lo que ha hecho descubrir su versatilidad al momento de beberlo", destacan. Recuperada en el año 2017 por la familia Millán, Casa Tapaus se instaló en la zona de Perdriel, Luján de Cuyo. Actualmente están produciendo más de 70.000 botellas por mes entre las 5 variedades de gin que poseen (Citric, Spicy, Wild, Pink y Old Tom) y la idea es poder duplicar esta cantidad para el año que viene.

Público interesado y un mercado en expansión que seguramente irá decantando hacia la mejor calidad posible. "Muchos productores arrancaron con un producto de un sabor tirando a mediocre y con el paso del tiempo lograron un nivel excelente", dice Jurisich.  Un negocio para alzar las copas. 

 

Pistas de expertos para reconocer un buen gin

Para probar y aprender, los especialistas brindaron algunos tips de calidad. "En lo visual, tiene que se completamente traslucido cristalino. Después, el olor tiene que sentir el perfume primero y después el alcohol: si está al revés no es bueno. El sabor debe ser amable, redondo en la boca. Rico. En la garganta tiene que generar calor pero que no rasque", puntualiza Walter Hibling.

En tanto, desde Casa Tapaus suman que "en nariz debe ser fresco y percibir cierta intensidad en la frescura y franqueza del enebro". En el caso del gin de su marca, según puntualizan, se percibe el especiado cardamomo que le da un leve fondo alimonado y las notas a pino y lavanda también bien marcadas.

Matías Jurisich también destaca el sello del enebro, como sabor que no puede faltar. Después recomienda escuchar el paladar para saber si uno lo prefiere más cítrico, herbal, especiado. También aconseja escribirle a un fabricante si el producto tiene cosas para mejorar. 

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos