"Quería hablar de relaciones familiares; situaciones que todos pasamos en algún momento de la vida. Ir a fondo. Sin pudor", dice la escritora y psicoanalista Cynthia Wila a BAE Negocios.

-¿Cómo surgió la historia?

-Intenté correr el telón de los vínculos personales más próximos, como la relación de los hijos con sus padres. Hablar de las ambivalencias emocionales que se dan en estos vínculos desde muy temprana edad y a lo largo de nuestra vida. A veces amamos idílicamente a nuestro papá o mamá; a veces los odiamos; y otras veces los amamos y los odiamos en un mismo momento. El libro habla de estos vaivenes afectivos y de las consecuencias que nos traen. "No se puede enterrar el amor ni la tragedia", piensa María, la protagonista. Por eso quise contarlo. Porque no hay manera de ignorar los amores profundos y los rencores fuertes que nuestros padres nos generan. Aunque decidamos levantar una barrera de silencio durante veinte años, como decide María en la novela, la historia nos perseguirá hasta que nos encuentre.

-¿Cuánto hay de la psicoanalista en esta novela?

-Me gusta involucrarme con el inconsciente de mis personajes. Describir por qué actúan de determinada manera; qué sienten; cómo aprendieron a amar y también a sufrir. Pienso que eso enriquece el relato y la imagen que los lectores podrán construir de cada escena. No es lo mismo saber qué pasa, que entender por qué pasa. Muchas veces los lectores lo comprenden incluso antes que el personaje. Cuando eso ocurre, se produce una alquimia muy potente entre el autor y los lectores.

La inminencia de la muerte genera desesperación, preguntas, el intento de llenar algunos huecos que ante la partida de un ser amado serán imposibles de resolver

-¿Por qué la protagonista siente tanto odio por su padre?

-María, como cualquiera de nosotros, ha vivido una etapa de amor idealizado con su papá. Esos primeros años donde los padres suelen ser superhéroes, modelos a seguir. Luego aparece la tragedia, aquello que manchará ese amor perfecto y que la obliga a tomar una decisión para protegerse: no verlo más durante veinte años. ¿Protegerse de qué? Del amor y el rencor que ese padre le produce. A medida que avanza la novela se va develando el motivo que la llevó a tomar una decisión tan drástica: no ver más a su padre a pesar de sentir que en esa decisión se le iba la vida.

-¿La cercanía de la muerte, qué genera?

-La inminencia de la muerte genera desesperación, preguntas, el intento de llenar algunos huecos que ante la partida de un ser amado serán imposibles de resolver. Siempre calma -al menos un poco- ponerle palabras al dolor. Pero hay personas que están tan aferradas a una idea, o a una emoción, que ni siquiera la llegada de la muerte las conmueve. A veces la muerte se produce de repente, sin posibilidad para prepararse, si es que existe esa ventaja. En esos casos, nos quedamos con la angustia de no haber podido hablar a tiempo.

-¿Por qué elegiste que transcurra en Miami?

-Porque conozco el sistema de salud de ese lugar y me pareció interesante resaltar las diferencias que existen con el nuestro. En Argentina contamos con un sistema de salud pública y gratuita que no es común en otros lugares. A veces lo mejor está más cerca y no nos damos cuenta.

-¿Todos tenemos una imagen idealizada del padre que queremos tener?

-Todos idealizamos al padre que tenemos. Sobre todo en la infancia. Nuestros padres y madres parecen súper poderosos e infalibles. Hasta que nos damos cuenta de que esa idealización, como cualquier otra, es una mentira.

-¿Se puede vivir odiando al padre?

-Sí. La relación entre padres e hijos camina siempre por el filo del conflicto emocional. Existe una ambivalencia afectiva respecto de nuestros padres que se da -sobre todo- en la adolescencia. En esa etapa se cuestiona todo, aparece la rebeldía y el rencor contra los amores más potentes. Es de esperar que con el tiempo ese conflicto se resuelva, al menos el algún aspecto. Lo terrible sucede cuando el odio no puede procesarse y se eterniza a lo largo de la vida.

-¿Qué te gustaría que el lector encuentre en este libro?

-Preguntas. Siempre que escribo me gusta provocar algo en los lectores, interpelarlos. Las preguntas resultan más interesantes que una respuesta.

-Lo escribiste en cuarentena ¿Cómo la llevaste adelante?

Lo empecé antes pero lo terminé en cuarentena. En este encierro me dediqué de lleno a finalizar el libro. Intenté colmar de palabras el vacío de los abrazos. Después de todo, hacemos lo que podemos con lo que hay. Hubo encierro. Y apareció el desenlace de la novela.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos