Nunca como hoy los medios pusieron tanto el acento en lo que es moralmente correcto o no, por lo menos en los Estados Unidos. Un escándalo vinculado con la pedofilia hizo que YouTube diera de baja 400 cuentas desde el pasado 17 de febrero. Pero ese no es el punto más complejo respecto de este hecho sino que AT&T, la mayor empresa de telecomunicaciones del mundo, decidió quitar toda su publicidad del sitio -todavía el más importante medio de entretenimiento audiovisual en el mundo- muy poco después de haberlo considerado "apto" para la marca.

Aquel día, el vlogger Matt Watson publicó un video donde explicaba que una red de usuarios a los que llamó "predadores sexuales" comentaba videos de YouTube donde aparecían menores haciendo gimnasia o jugando, y comentaban con obscenidades y ciertos stickers ciertas poses. Watson también dijo que, por vía privada, estos usuarios compartían pornografía infantil (lo último no está probado, por cierto). Alcanzó para que YouTube pusiera manos en el asunto y comenzara a investigar cuentas. Como resultado, varias empresas eliminaron publicidad, entre ellas Disney, Epic Games, McDonalds y Hasbro, algunos de los más poderosos del medio. Ahora se suma AT&T, con un comunicado en el que señala que "hasta que Google no pueda proteger nuestra marca de los abusos que ocurren en YouTube, dejaremos de publicitar allí". Para la firma, es un golpe bastante grande.

Las marcas se han vuelto extremadamente sensibles a la opinión pública

Como se dijo, YouTube dio de baja 400 cuentas y canales, y cerró los comentarios a decenas de millones de videos protagonizados por niños, además de reportar estas actividades a las autoridades competentes. Todo esto en 48 horas.

Lo que trasluce todo este asunto es el enorme grado de sensibilidad y el fuerte escrutinio sobre los sitios de acceso generalista. El público está muy pendiente del poder de las marcas y es, en definitiva, el que crea en realidad la agenda para los medios y no solamente: el poder que tienen frente a las empresas es enorme y no tiene paralelo con nada que haya ocurrido anteriormente. YouTube ha tenido varias veces este tipo de brechas de seguridad y tiene que hacer enormes esfuerzos por "blindar la marca" ante la posibilidad de que alguna actividad de este tipo genere una estigmatización inmediata. Las consecuencias pueden ser terribles y rápidas.

De allí que los "gigantes", especialmente aquellos que trabajan para el público familiar (es decir, los que incluyen como mercado casi primario a los niños, por eso mencionamos el ejemplo de Hasbro, Disney o McDonalds) sean los primeros en salir. Paralelamente, AT&T está en los tramos finales de la compra de Warner (acaba de ser rechazado un recurso en su contra, por ejemplo) y lo que menos necesita es mala publicidad. El problema de YouTube, que tiene millones de usuarios en el mundo, es enorme. Y, no menor, es un negocio que todos querrían tener: cualquier brecha puede hundir el barco.

Ver más productos

San Margarito Flores, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Margarito Flores

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos