Supongamos que en el futuro las personas puedan reducirse a unos pocos centímetros, manteniendo su nivel de ingresos. Sería casi utópico: todo costaría mucho menos y la vida sería algo lujoso. Esa es la premisa de Pequeña gran vida, fábula con algo de ciencia ficción de un cineasta que ve los entresijos de todo, Alexander Payne, y nunca plantea soluciones fáciles. Payne es un maestro de la sátira social (vean Citizen Ruth, Election o Entre copas), y es probable que este filme, más ambicioso que la mayoría de los que dirigió hasta la fecha, parezca algo deshilvanado. Pero es que bajo su mirada caen muchos temas, y las secuencias son mejores, en parte, que el todo. Pero brilla la originalidad de tema y planteo, lo que pone esta película en un lugar aparte.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos