La noticia puede parecer "una más" en el constante movimiento de compras de derechos que los SVOD están realizando constantemente, alterando el mercado de los contenidos audiovisuales (cine incluido). Amazon compró los derechos en exclusiva de la película nominada al Oscar Lady Bird, un filme independiente que tuvo muy buena recepción en festivales, se llevó un par de Globos de Oro y, con un presupuesto de alrededor de u$ 10 millones, lleva recaudados u$ 50 millones. Aunque por ahora solo podrá ser vista por los suscriptores de los Estados Unidos (a partir del 3 de junio), formará parte de la grilla del resto de los territorios en breve, como también la ganadora del Oscar de 2017 Moonlight, de la misma distribuidora, A24.

Lo interesante de esta novedad consiste en que Amazon está creando el nicho de pantalla para el cine independiente, así como Netflix se está especializando cada vez más en series. La estrategia tiene sentido en un momento en el que todo filme no espectacular, que no forme parte de una franquicia millonaria y que carezca de efectos especiales de última generación tiene enormes problemas para encontrar un espacio en la exhibición de cualquier país. Amazon Prime (que ya opera en la Argentina, aunque no está muy difundido) parece orientar el negocio de servir películas hacia ese nicho. Un contraste con los últimos informes de Netflix, que admite que el 85% del gasto que incrementó para contenidos va a contenido original (es decir, a producción de series y filmes en los que participa, no a la compra de derechos de exhibición y difusión de material de terceros).

Esto permite pensar que Netflix tiene como horizonte convertirse en el sucedáneo de la era digital de los grandes estudios de Hollywood, mientras que Amazon, que comenzó solo vendiendo libros puerta a puerta desde la compra on line, refuerza su costado como distribuidor, incluso si también -aunque en una medida mucho menor- crea contenidos originales. Es decir, de la concentración del negocio audiovisual en pocas manos pasamos a la "especialización" de cada empresa en aspectos diferentes. Entre proveedores de SVOD no van a pisarse la fibra óptica, lo que lleva a una concentración cada vez mayor y peligrosa, dado que es global.

Un dato que refuerza esta idea de Amazon como el gran distribuidor y Netflix como el gran productor (y ambos, las billeteras que distorsionan los precios del mercado, dicho sea de paso) consiste en que si bien el primero subió el precio de la suscripción anual a u$ 119 (un 10%, aproximadamente), ofrece a sus miembros otras ventajas como shipping gratuito de productos tangibles, lo que refuerza ese perfil, así como el cierre de su programa de "recepción espontánea" de material para la producción de series propias. La compra de películas independientes de prestigio se vuelve, en ese sentido, de una coherencia meridiana, la manera de sentar el supuesto de que el territorio de la entrega a domicilio, incluso audiovisual, les pertenece.

Ver más productos

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

¡Actualizate con estas tendencias!

¡Actualizate con estas tendencias!

Ver más productos