Lo mejor de una película como Yo soy Simón, que trata sobre la adolescencia -o post adolescencia-, el deseo y la necesidad de mostrar lo que uno es, consiste en que la homosexualidad no es "el tema" de la película sino un resorte dramático para desarrollar una reflexión sobre el amor. Y que "amor" debe ser tomado en un sentido amplio, más allá de la pareja. Aquí la amistad es una forma de amor, el deseo, otra, y así, lo que hace de la película, hecha en parte para "despertar conciencias" (el peor "deber" de un arte) sea una obra de ficción perfecta de la que cualquier espectador puede entrar o salir. Hay mucha simpatía y felicidad en esta película, tanto en la trama como en su realización, y eso se transmite al espectador.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos