Lo mejor de una película como Yo soy Simón, que trata sobre la adolescencia -o post adolescencia-, el deseo y la necesidad de mostrar lo que uno es, consiste en que la homosexualidad no es "el tema" de la película sino un resorte dramático para desarrollar una reflexión sobre el amor. Y que "amor" debe ser tomado en un sentido amplio, más allá de la pareja. Aquí la amistad es una forma de amor, el deseo, otra, y así, lo que hace de la película, hecha en parte para "despertar conciencias" (el peor "deber" de un arte) sea una obra de ficción perfecta de la que cualquier espectador puede entrar o salir. Hay mucha simpatía y felicidad en esta película, tanto en la trama como en su realización, y eso se transmite al espectador.

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos