"Barquitos de papel"  está formado por quince escritos y sus personajes son distintos capitanes que enfrentan las aguas de la mejor manera que pueden. El libro nació de sortear olas muy grandes y ahora es turno de que cada lector tome el timón, proponen los autores que donaran lo recaudado. Los tres proponen este viaje a través de las historias, que pueden ser tomadas como propias, tanto adultos como adolescentes.

"El libro surge a partir de pensar escritos que de alguna manera puedan ayudar a otros. Tanto desde su contenido como desde su función solidaria, ya que lo recaudado con la venta se donará a Brazos Abiertos, una ONG que brinda asistencia y acompañamiento a familias de escasos recursos económicos y con niños que están actualmente atravesando tratamientos médicos de enfermedades terminales y/o poco frecuentes. Nos gustaba la idea de ayudar haciendo algo que nos gusta, que es escribir", dice  di Pasquo

-¿Por qué el título?

-El título es una invitación a navegar. Sabemos que si algo tiene el agua del mar es que nunca se encuentra en las mismas condiciones. Es una gran metáfora de la vida, aprender a manejar el barco independientemente de lo que suceda alrededor. Estos quince escritos funcionan como barquitos de papel cuyos personajes son distintos capitanes que transitan las aguas del dolor de la mejor manera que pueden.

-¿Cómo fue escribir a tres manos?

-Cada uno de los autores escribió cinco textos de manera individual, por lo que el trabajo en conjunto tuvo más que ver con elegirlos, definir el orden, secciones y estética. Integrando los relatos para que funcionen de la mejor manera posible y siguiendo la línea de lo que queríamos contar. De todas maneras funcionamos muy bien como equipo, aportando cada uno a los relatos del otro y tomando decisiones en conjunto. Además, trabajar con el equipo de Editorial Olivia es un lujo e hizo que el proceso sea muy amable para ambas partes.

-¿Cómo fue el trabajo con la ilustradora?

-La ilustradora del libro es Victoria Morete, nos la propuso en principio la Editorial (Olivia). Nosotros teníamos una idea de lo que queríamos contar a nivel visual pero dejamos que ella proponga a partir de lo que a ella le pasaba con los relatos y quedamos muy contentos con los resultados. Creemos que las ilustraciones aportan mucho al resultado final del libro, y ayudan a contar el universo de cada escrito en particular.

-¿A qué lector está dirigido?

-Es un libro que tiene personajes identificables tanto para adolescentes como adultos. Queríamos que los escritos se sientan cercanos a quien los leyera, independientemente de la edad.

-¿Cómo fue la decisión de donar lo recaudado?

-Desde su concepción, el libro fue pensado como un proyecto solidario y elegimos donar lo recaudado a Brazos Abiertos porque ellos no solo brindan acompañamiento material, sino también psicológico y emocional. Muchas de las familias a las que asisten son del interior de Argentina viviendo en Buenos Aires, lo que significa un enorme cambio para sus integrantes. Tienen un sistema de madrinas y padrinos para acompañar tanto a los pacientes como a sus familiares en el proceso de tratamiento de la enfermedad. Con esto, se busca brindar momentos de alegría, esparcimiento y buenos recuerdos a través de salidas de paseo y otras actividades de acompañamiento. Este tipo de apoyo resulta fundamental en estas situaciones.

-¿Qué unen a estos quince relatos?

-Los une la misma línea temática que es el dolor y sus diferentes maneras de atravesarlo, ya sea en situaciones cotidianas que nos suceden todos los días hasta duelos por pérdidas de seres queridos. Cada escrito enfrenta situaciones diferentes y aborda la temática desde diferentes perspectivas y formatos.

-¿Qué te gustaría que el lector encuentre en este libro?

-A todos nos toca atravesar el dolor en algún momento de nuestras vidas, ya sea en mayor o menor medida. Me encantaría que quien tenga el libro en sus manos se identifique con alguno de los personajes y que encuentre en los escritos un lindo viaje que atravesar y una buena oportunidad para ayudar a quienes más nos necesitan.