El siglo XX fue quizás el mayor creador de mitos del segundo milenio. Y todos ellos están relacionados con la cultura audiovisual, desde la historieta hasta la música pop en cualquier sentido. También hay algunos mitos políticos -positivos o negativos-, pero es probable que mucho de su peso tenga que ver con la imagen y la difusión que el cine y los medios hicieron de ellos. Ahora bien: la historieta y el cine nacieron juntos en 1895, y a esa poderosa combinación le debemos, por ejemplo, la instalación definitiva de uno de los mejores mitos del siglo XX: Batman. Batman no es una casualidad: es un reciclaje de muchos elementos que ya existían en la literatura popular y otras fuentes. La idea de la venganza contra los criminales viene de El Conde de Montecristo; la del tipo con doble personalidad y algún poder, de muchos aventureros de entonces, el más famoso era The Shadow, que, en la radio, tenía la voz de un pibe llamado Orson Welles y era muy exitoso. La máscara oscura e inexpresiva venía del célebre personaje de historietas sumamente popular creado por Lee Falk: El Fantasma. El origen trágico, con pérdida de padres, de la tradición más fuerte del cuento de hadas. En 1938, en pleno boom de la revista de historietas, muchos dibujantes se lanzaron a inventar personajes. Bob Kane y Bill Finger pergeñaron a este tipo: a los diez años, vio cómo sus padres millonarios eran asesinados por un ladrón. Se juró usar su fortuna para vengarlos y vio cómo un murciélago golpeaba sus ventanas. El susto le dio la idea de que el miedo podía ser un arma y listo: ahí estaban el disfraz, la doble personalidad y el motivo.

En los primeros tiempos, Batman mataba con algo de crueldad. Llevaba pistolas y a un ladrón llega a romperle el cuello de una patada. Eso se morigeró hasta desaparecer poco antes de la llegada de Robin (en 1940). Los villanos cada vez más grotescos venían de la entonces muy famosa tira policial Dick Tracy, de Chester Gould, comenzando por el Joker, que nació también en 1940. La mitología de Batman, sus personajes, han cambiado poco en estos ochenta años.

Cuando las revistas de cómics y los superhéroes decayeron en los años ’50, Batman sobrevivió con más humor y más locura, con elementos de ciencia ficción y grotescos. Pero su verdadero revival se dio con la genial serie de 1966 protagonizada por Adam West, que se produjo con intención humorística. Batman volvió a ser inmensamente popular, aunque ese humor pop no pasó a las historietas. Incluso allí, gracias a una serie de creadores que, en quince años, pasaron de Neal Adams a Frank Miller, se hizo aún más oscuro. Después de todo, Batman no tiene superpoderes: simplemente está loco y juega al margen de la ley, incluso si está del lado moral correcto.

En el cine, más allá de los seriales de los ’40, recién tuvo peso cuando Tim Burton hizo su versión en 1989, un filme donde el Joker de Jack Nicholson llevaba adelante todo el juego. Pero las mejores versiones para el cine son las siguientes.

1) Batman Vuelve. Aquí Tim Burton cuenta un cuento de Navidad sobre seres solitarios que se asemejan a animales (el hombre murciélago, la impresionante Gatúbela de Michelle Pfeiffer, el conmovedor y terrorífico Pingüino de Danny De Vito) y viven una especie de cuento de hadas mientras un verdadero monstruo, un empresario y político (Christopher Walken) los manipula. La película es de un humor negro y una tristeza notables, de lo mejor del director. Pero es más Burton que Batman.

2) El Caballero de la Noche. Segunda de la serie que realizó Christopher Nolan, tiene no sólo al mejor Joker de la historia (Heath Ledger) sino que es una aventura de Batman antes que un filme de autor. Todos los personajes tienen peso y hacen de la película una obra de la densidad de una novela.

3) Lego Batman: La película. Créase o no, esta comedia con canciones y muchísimo humor es no sólo respetuosa de todo el mito (con presencia de todos los personajes que alguna vez se cruzaron con Batman) sino también la mejor aventura del hombre murciélago de todas. Por cierto, además, es bella en diseño, dinámica en narración y un lujo para los ojos. Y muy cómica sin perder de vista la aventura.

4) Batman: La máscara del fantasma. Hermoso policial negro animado escrito por Alan Burnett, con elementos de varias novelas gráficas del personaje. En la animación, Batman, un tipo dibujado, gana algo más.

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos