Aunque una de las películas más taquilleras de la historia se estrenó el último abril, la taquilla cinematográfica estadounidense cerró su primer semestre un 10% abajo respecto del primer semestre de 2018. Muchas veces en estas páginas hemos hablado de la dependencia casi absoluta que tiene el negocio de la exhibición cinematográfica de los grandes tanques. Si no los hay, no hay taquilla. Pero como corolario, si los que hay on congregan al público, tampoco. Bastaron tres fracasos globales más o menos rotundos -pero sí muy fuertes en Estados Unidos, donde se recupera realmente el dinero invertido- para que el negocio comenzase a preocuparse. Es bueno tener en cuenta que desde mediados de los 90, también Argentina sufre de los mismos problemas porque en los últimos quince años ha incrementado su dependencia de los grandes espectáculos internacionales. Por lo tanto, lo que sucede en EE.UU. tiene su reflejo al menos en todo el mundo occidental.

Las tres películas que funcionaron menos (o muchísimo, o demasiado menos) de lo que debían fueron Godzilla: Rey de los monstruos, X-Men: Dark Phoenix y Hombres de Negro: Internacional. En todos los casos se trata de producciones de alrededor de doscientos millones de dólares, con estrellas o figuras muy populares, llenos de efectos especiales y de franquicia. En EE.UU. se habla de "fatiga de franquicia" al hecho de que haya espectadores que ya no quieran volver a ver ciertos personajes o revisitar ciertos mundos. Es cierto: se requiere novedad siempre incluso si también se requiere lo acostumbrado. La "fatiga" es bastante irrelevante: este fin de semana seguramente Spiderman: Lejos de casa, que se lanza de modo global, sea un gran éxito, y la serie pasó por su fase "fatiga" con El increíble Hombre Araña y El Hombre Araña: La venganza de Electro (2012 y 2014 respectivamente). En realidad todo depende de las película, y estas tres no gustaron al público (y, de paso y con excepciones, tampoco a la crítica). El fracaso de los tres títulos es el causante de esa pérdida. No sucede lo mismo con otras franquicias. De hecho, Toy Story 4 recaudó en sus primeros ocho días unos US$11 millones más que Toy Story 3 en el mismo tiempo. Evidentemente, hay franquicias que funcionan y franquicias que no, pero nadie lo sabe: el año pasado fracasó estrepitosamente una película del universo Star Wars, Han Solo.

En Argentina, la concentración acaba con las películas más chicas y locales

El problema es otro: consiste en que la saturación de blockbusters en la oferta por tanto tiempo hizo que los públicos más jóvenes, los que desde siempre sostienen el negocio, por un lado rechacen toda clase de filmes que no formen parte de estos universos de fantasía desatada y carísima; por el otro, se han sofisticado al punto de no aceptar acríticamente cualquier cosa. En EE.UU., con sus 327 millones de personas que ven un promedio de cuatro películas al año, es menos notable el desbalance "tanque-no tanque" que en Argentina, con menos de 45 millones de habitantes y un promedio de películas por habitante y por año que no llega a 1,5. Excede también el precio de los tickets (si no, Toy Story no estaría en 12 días cerca de los 3,5 millones de entradas): son las consecuencias de una concentración del mercado monumental y demasiado extendida en el tiempo, y ahora también afecta al propio Hollywood.

Ver más productos

Jacinto Hoyuelos Gonzalez, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beato Jacinto Hoyuelos González

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos