-¿Cómo surgió la historia?

-El protagonista de Por el resto de mi vida, Paulo Neri, fue un personaje secundario en Dame un año de tu vida, novela que se publicó en el año 2018. Quedé enganchada con él, necesité conocerlo más y mejor. Paulo había sufrido un atentado con consecuencias dolorosas para toda su familia; pero especialmente en él, en quien generó una fuerte movilización interior que erosionó su personalidad. Consideré necesario ayudarlo a encontrar su camino para que finalmente fuera feliz, y por eso escribí esta novela.

-¿Por qué el título?

-Por el resto de mi vida es parte del conflicto de Paulo; pero también me resultó interesante recurrir a ese título para cerrar la propuesta planteada en Dame un año de tu vida.

-¿Cuáles son los temas que querías desarrollar en esta novela?

-Basé la trama de Dame un año de tu vida en los prejuicios, en Por el resto de mi vida también se habla de ellos; pero, además, trabajé con la culpa, esa que nos frena, nos atemoriza y domina si se lo permitimos.

-¿Cómo definirías a los protagonistas?

-Paulo Neri es un hombre joven y un profesional competente que, hasta antes del atentado, era desprejuiciado y algo rebelde. A partir de aquel incidente siente culpa, conoce el miedo y su autoestima se quiebra. Todo lo que antes le entusiasmaba ya no lo motiva. Milagros es una mujer que comienza a encontrar el camino para concretar sus metas; trabajó y trabaja con esmero para forjar su futuro, recurriendo a sus capacidades a sabiendas de que no cuenta con los recursos económicos que podrían facilitarle las cosas. Tiene mucha confianza en sí misma y esa seguridad la habilita para saber escuchar al otro y brindarse con generosidad.

-¿Cómo fue la creación de estos personajes, están inspirados en alguien?

-Paulo fue un personaje secundario en la novela anterior, creado para resaltar y apuntalar la personalidad del protagonista; de manera que ya contaba con información sobre él, y me dediqué a indagarlo con más profundidad. Consulté con especialistas para interiorizarme sobre su conflicto y tratamiento, investigué el mundo del surf extremo, etc. Milagros surgió como contraparte de todo aquello que logré saber de Paulo y, una vez que tuve su esencia, fui en búsqueda de su profesión, su entorno, sus expresiones sus elecciones de vida. Mis personajes no están inspirados en ninguna persona en particular, pero una vez que los tengo delineados busco si algún actor, actriz, o modelo se acerca al perfil que imaginé. En el caso de Paulo, fue el modelo Marlon Teixeira.

-¿Tenes miedo a la hoja en blanco?

-No, la hoja en blanco es una nueva posibilidad, la emoción de encontrar otra historia, un nuevo personaje, otro conflicto a resolver. La hoja en blanco siempre es el comienzo y eso me entusiasma.

-¿Se están acercando los lectores varones ala novelas de amor?

-Cada día que pasa hay más varones que se reconocen como lectores de novela romántica. Bienvenidos todos ellos, ya que, cuantos menos prejuicios nos acosen, más libres seremos.

-¿Hay prejuicio con novelas de amor?

-Las novelas románticas profundizan en los sentimientos, en los deseos, en las fantasías; hay quienes -prefieren restarle importancia y pretenden degradarla como género para evitar sentirse interpelados. Cualquier prejuicio, en el fondo, esconde temor.

-¿Cuál es tu sueño literario?

-No tengo un sueño literario. Lo que pretendo es entretenerme al escribir y entretener al que lee; por respeto al lector investigo y trabajo mis obras a conciencia. En la medida en que el lector me acompañe seguiré dando a conocer mis obras.

-¿Cómo se hace para escribir de amor y que parezca creíble?

-El amor existe, nos amamos y amamos a otros; dicho esto, toda novela implica el desafío de hacer creíble una historia de ficción. Los narradores recurrimos a la imaginación y realizamos un profundo trabajo de investigación de las emociones humanas, de los deseos y anhelos para que esos personajes dejen de ser barro y adquieran corazón y alma. Luego, es el lector quien decide si le resulta creíble.

-¿El final siempre tiene que ser feliz?

-Quiero finales felices, todas mis obras tienen finales felices. Escribo novela romántica, donde los personajes siempre buscan la felicidad y a mí me gusta concederles ese deseo.

- ¿Todos vivimos una historia de amor?

-Ojalá que sí. Porque es una experiencia absolutamente recomendable.

-¿El amor es el motor del resto de las cosas?

-El amor es un motor muy potente. Amar y sentirse amado fortalece, oxigena, otorga fuerzas. Pero es fundamental amarse para luego amar a otro, a una profesión o una idea. Si me amo reconozco la importancia de cuidarme y, por ende, el derecho de los demás a quererse y cuidarse. Fuimos educados bajo el precepto de amar al otro como nos amamos a nosotros mismos, pero a veces no nos amamos, entonces ¿cómo lograr querer al resto?