La revista Variety dio a conocer un informe de la comsultora británica MUSO, que analiza los comportamientos en Internet, respecto de la piratería durante 2017. No es sorprendente que haya crecido respecto de 2016 un 1,6% (más de 300.000 millones de visitas y descargas desde sitios piratas), pero sí que haya disminuido la porción correspondiente a películas cinematográficas.

En 2017 se produjeron más de 300.000 millones de accesos y descargas ilegales

El principal contenido pirateado fue el televisivo, con 106.000 millones de visitas y descargas (decimal más o menos). En segundo lugar, la música, que tuvo casi 74.000 millones de descargas. En cuanto a filmes, "solo" tuvieron 53.200 millones de descargas. Hay que considerar además descargas de software, fotografías, cómics, etcétera. Globalmente, la piratería de TV subió un 3,4% interanual, la de música, el 14,3% (aquí fue proporcional al crecimiento de ventas del sector) y la de cine decreció un 2,3%.

El dato más interesante consiste en que el 53% de la piratería es sobre plataformas de streaming ilegales. Es decir, sitios desde los que se puede "ver" contenido pirata, a la manera de un SVOD pago, de manera gratuita. En los EE.UU., la mayoría de estos servicios ilegaleles (el 94%) se utilizan para ver series de plataformas de streaming o canales premium. El dato muestra que el nuevo contenido estrella es la serie televisiva. Estas plataformas se utilizan para estar "al corriente" de lo que se va emitiendo semana a semana, o para el binge-viewing (ver completa una temporada, para decirlo de manera grosera) de un programa. Por supuesto, se piratea más lo más popular, lo que tiene mayor repercusión en redes sociales. Stranger Things, Game of Thrones o The handamaids tale son contenidos estrella. El usuario que no paga por los servicios que los tienen en exclusividad (léase Netflix, HBO o Hulu, respectivamente) y desea formar parte de la conversación global al respecto, piratea.

Hace pocos años, el acceso pirata a series televisivas no era un problema. Incluso servía para que quien accedía de modo ilegal se suscribiera a los servicios para estar "al día" y poder "conversar" al tiempo que se emitía cada novedad. Había un desfase más o menos importante entre la emisión original y la aparición del contenido en redes ilegales. Hoy esa ventana ha disminuido notablemente, y si se tiene en cuenbta el aumento enorme de los costos de producción, se comprende por qué estos números preocupan, sobre todo, a los grandes players del sector, especialmente en el SVOD.

En cuanto al cine, disminuye la piratería porque aquello a lo que más se desea acceder es a los filmes gigantes que solo tienen sentido si se ven en cines con tecnología inmersiva. Quien ve, por ejemplo, Pantera Negra en copia pirata, solo lo hace para informarse: luego irá al cine a verla como corresponde. Por otro lado, no es inmediata la aparición, en este campo, de copias buenas hasta la salida en DVD o BluRay, por norma entre tres y seis meses después del estreno en salas. De allí que sea el campo que menos sufre la acción ilegal.

Ver más productos

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos