Es rara Tres carteles por un crimen. En principio, tiene elementos de tragedia: una mujer, Frances McDormand, decide alquilar unos cartelones en una ruta buscando presionar a la policía de su pueblo para que investigue la violación y el asesinato de su hija adolescente. Hay otros elementos trágicos, pero a medida que la película avanza, los personajes empiezan a mostrar aristas raras, un poco enloquecidas, no necesariamente contradictorias pero sí reflejo de cierta locura que lleva tanto a la violencia como al absurdo. El realizador McDonagh ya había trabajado esta cuerda entre lo trágico y lo absurdo casi cómico en Escondidos en Brujas, una película muy agradable e interesante, y si bien aquí hay un realismo mayor, lo que comienza como un thriller de denuncia va deslizándose a un retrato del caos, lo que sucede con una sociedad cuando falla la Justicia. Una verdadera rareza con grandes actores.