La colina de Montmartre, una obra inédita que el artista Vincent van Gogh comenzó cuando estudiaba en la academia de Amberes y finalizó en París en marzo de 1886 fue presentada por expertos holandeses, quienes tras semanas de arduo trabajo confirmaron ayer el descubrimiento.

El hallazgo ha sido confirmado después de una extensa investigación realizada por el museo Van Gogh de estilo, técnica, materiales y procedencia del que hasta ahora era un dibujo desconocido de la colección de la fundación Van Vlissingen Art.

A esta atribución se suma otra referente a "La colina de Montmartre", también fechada en 1886, que había sido rechazada como obra del artista: "Es una noticia fantástica que ahora se puedan agregar definitivamente dos dibujos a la obra de Van Gogh", sostuvo Axel Rüger, director del Museo Van Gogh en un comunicado de la pinacoteca.

El dibujo, investigado desde 2013, fue presentado en el Museo Singer, en Laren (Ámsterdam) y estará expuesto al público hasta el 6 de mayo, junto a obras de Monet, Renoir y Picasso como parte de una exposición de impresionistas, postimpresionistas y expresionistas.

Trazo único

"Los dos dibujos están claramente hechos por la misma mano y el estilo está relacionado con los dibujos modelo que Van Gogh hizo por primera vez en Amberes y luego en el estudio de Cormon en Paris", afirmó Teio Meedendorp, investigador principal del Museo Van Gogh.

Ambos dibujos parecen haber sido hechos a unos cincuenta metros de distancia. Los materiales de dibujo utilizados también son idénticos y los temas se pueden vincular a las pinturas que Van Gogh hizo en Montmartre en la primavera y al comienzo del verano, según Meedendorp.

El nuevo dibujo apareció en el legado de Georgina Vermeer, quien lo compró en 1917 y conocía al famoso pintor, aunque el trabajo desapareció durante años hasta que su nieto lo recuperó, en 2013. Desde 1970, cuando se hizo un último catálogo de Van Gogh, se han descubierto nueve dibujos y siete pinturas del artista holandés.