Siempre es bueno regalar un libro, pero el 21 de agosto es el Día de las Infancias y es una gran excusa para hacerlo. La variedad es infinita, y cualquier selección es arbitraria, pero basta con entrar a cualquier librería para encontrar distintas propuestas.

Hay desde libros que de manera simple y amorosa tocan temas como el bullying en Palabras Semilla. La mesanjera de los dioses, una cría de cóndor que debe aprender a volar sin su padre y necesitará de su propio coraje.

Pide un deseo, no sólo invita a hablar de é, si no que también permite aprender inglés. Cosas que pasan, también habla de los deseos, pero cuando son muchos y no se sabe cuál es el más querido.

Pero también hay sensaciones de las que poco se habla y una de ellas aborda Mi vergüenza justamente para demostrar que todos la tienen. La noticia de un hermano al principio puede ser complicada, para eso esta Todo lo que pasó antes que llegaras, que seguro lo hará más fácil.

El tema del cuidado del planeta está muy presente en los chicos, El ciclo del agua, El barco en la botella y La Niña enredadera, que hasta trae semillas. Grandes amigos, se trata de dos pero un día llega uno más, ¿cómo hacer para incluirlo? .

Los que nunca fallan son los libros de las grandes autoras Liliana Bodoc, se acaba de reditar Reyes y Pájaros, que está recomendado a partir de los 11 años, y los de Ana María Shua, por mencionar uno de los tantos que tiene La puerta para salir del mundo, a partir de 9 años.

Pero libros hay hasta para los bebés, Pablo Bernasconi publicó ¿Cuál es tu nombre? con hojas de tela. Para los que son un poco más grandes está Aduki, con la partida, deja su planeta para vivir en la Tierra y permite tocar temas como las despedidas.

Y claro en el año del Mundial no podía estar ausente. Carolina Salvini propone un texto con juegos, desafíos, hasta inventar las propias cábalas y con Mundialito salir a la cancha.