No se puede decir que Jurassic World 2, dirigida por el español J.A. Bayona (El orfanato, Lo imposible) sea una mala película. Que carezca de acción, de suspenso, de momentos divertidos, incluso de alguna invención o reutilización de formas del cine de terror, por ejemplo. No se puede decir que Chris Pratt o Bryce-Dallas Howard o Jeff Goldblum estén mal en sus papeles. No se puede decir que los dinosaurios no nos generen miedo, respeto o cariño según el caso. Nada de esto se puede decir porque sería falso hacerlo. Pero también sería falso decir que se trata de algo excepcional. Es enorme en tamaño, pero pequeña, como esas aventuras clase B de los años cincuenta, en cuanto a narración e ideas. Compensa esa pequeñez el buen humor y los actores que saben que le hablan al niño interior del espectador adulto y al exterior de quien, finalmente va a hacer la diferencia en la taquilla.

Ver más productos

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

¡Actualizate con estas tendencias!

¡Actualizate con estas tendencias!

Todo sobre el Flaco Spinetta

Todo sobre el Flaco Spinetta

Una pasión de padres a hijos

Una pasión de padres a hijos

Ver más productos