Cuando se creía que las negociaciones de habían detenido, la cadena informativa estadounidense CNBC anunció que Disney habría llegado a un acuerdo con Fox para comprar una parte importante de las empresas de Rupert Murdoch por una cifra que rondaría los u$s60.000 millones. Esto transformaría a Disney en el mayor dueño de franquicias y producción audiovisual del mundo, siempre y cuando la compra sea aprobada por la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos.

El acuerdo implicaría que Disney se quede con toda la producción cinematográfica y de contenidos para televisión (más las bibliotecas y las licencias derivadas) y el conglomerado mantenga las señales de noticias y, en general, el negocio periodístico. Por otro lado, Fox tiene un acuerdo de distribución con DreamWorks (rival de Disney en el campo de la animación) y con BlueSky (los estudios de La Era de Hielo). En ese campo, uno de los más lucrativos del cine, Disney sería entonces el dueño de la mayoría de las franquicias. Las empresas de Fox -que incluirían a señales de cable como NatGeo y sus derivadas, por ejemplo- se sumarían a Walt Disney Studios, Disney Music Group, Disney Theatrical Group, Disney-ABC Television Group, Radio Disney, ESPN Inc., Disney Interactive, Disney Consumer Products, Disney India Ltd., The Muppets Studio, Pixar Animation Studios, Marvel Entertainment, Marvel Studios, UTV Software Communications, Lucasfilm y Maker Studios (esto no incluye sus empresas de hotelería y parques).

Si se tiene en cuenta que a partir de 2019 Disney cierra su pacto de contenidos con Netflix (todo producto Disney tiene su primer paso por SVOD en esa cadena) y lanzará su propio SVOD, se comprende la necesidad de contar con mucho material. En este caso, además, reunifica las franquicias de Marvel (X-Men. Deadpool y 4 Fantásticos estaban en manos de Fox), uno de los mayores negocios -tanto de cine como de venta de derechos para juguetes y otros productos- de la firma desde que adquiriera esos estudios en 2012. También Disney se quedaría con Los Simpson y con los filmes de James Cameron justo cuando se están terminando las nuevas películas de Avatar. Fox también había iniciado conversaciones con Comcast, pero no hubo acuerdo. La empresa de Rupert Murdoch, alguna vez pionera en lo que implica el negocio periodístico audiovisual, ha quedado relegada en el campo del entretenimiento a la carta, el de mayor crecimiento hoy y en el futuro inmediato. Un campo en el que Disney espera crecer con fuerza en el próximo lustro. Sólo queda confirmar la operación y la empresa de Mickey Mouse será el mayor conglomerado de entretenimiento del mundo.