Finalmente, el Ente Nacional de Comunicación (Enacom) aprobó la fusión entre Telecom y Cablevisión. De esta forma, con el visto bueno oficial, se conformará la empresa de telecomunicaciones más grande de la Argentina, con un valor de mercado de u$s11.000 millones.

Su mayor objetivo será brindar el servicio de cuádruple play, es decir, una combinación de telecomunicaciones fijas y móviles, distribución de video e internet.

Aunque todavía no se brindaron mayores detalles de la aprobación oficial, en el sector descartan que la decisión llega con algunos condicionamientos, como la devolución de 80 megahertz de espectro, ya que de concretarse en estas condiciones superaría el límite de 140 megahertz permitido por la regulación vigente.

En principio, la empresa fusionada ya ha comenzado a dar algunas señales con respecto a los pasos a seguir. Hace un par de semanas anunciaron a la Bolsa su intención de tomar u$s3.000 millones en el mercado para la construcción de redes de nueva generación.

El nuevo holding pasará a tener casi 31 millones de clientes, dado que se suman 27,4 millones de accesos de la operadora a los 3,5 millones de la compañía de cable.

De esa forma, concentrará 38% del negocio de la TV por cable, 68% de los servicios de banda ancha fijos, 39,5% de banda ancha móvil, 41% de telefonía fija y 30% de móvil, con Personal y Nextel.

Ahora, la fusión entre las compañías del Grupo Clarín y del fondo Fintech deberán tener la aprobación final de la Secretaría de Defensa de la Competencia, que tendrá que definir si la nueva empresa se encuadra en la Ley de Telecomunicaciones. La resolución, según confiaron las fuentes, se publicaría el próximo lunes en el Boletín Oficial.

La reacción del mercado

Las expresiones de molestia de parte de varios jugadores, que fueron constantes hasta la primera mitad de este año que se va, se fueron morigerando en estos últimos meses. A tal punto que, aún sin anunciarlos oficialmente, muchos de ellos no sólo aceleraron las inversiones previstas para este 2017 sino que prevén incrementarlas fuertemente en el próximo, especialmente en el despliegue de redes de fibra óptica, indica el portal iProfesional.

Telefónica ya cuenta con más de 700.000 hogares pasados con fibra óptica, especialmente concentrados en la zona sur, contra una previsión de llegar a 600.000 durante este año. Del total alcanzado hasta ahora, 150.000 ya están recibiendo los servicios sobre esta tecnología.

En el caso de Claro, la compañía ya alcanzó a unas 600.000 viviendas con fibra óptica, distribuidos tanto en la zona sur como en el área norte lindante a la Capital Federal. Sobre el corredor norte, iPlan viene también desplegando redes con esta tecnología, a las que ofrece conexiones de hasta 500 mb de velocidad.

Una de las decisiones más esperadas, particularmente por Telefónica y Claro, es que se habilite a este tipo de empresas a dar televisión paga por la vía satelital.