Siguen siendo muy buenas las recaudaciones cinematográficas. Es cierto, en gran medida gracias a que Avengers-Endgame sigue en primer lugar y, en tercera semana, con una cantidad de entradas vendidas que envidiaría cualquier estreno, por encima de las 350.000. Lo que implica que, de seguir con este ritmo, no es nada difícil que supere los cuatro millones de tickets vendidos durante su trayectoria en salas. Si llegará o no a los cinco millones está por verse, claro. Pero de todos modos es un número superlativo a tono con la recaudación global y el rendimiento en el país de origen. Ya es la segunda película más recaudadora de la Historia (la semana pasada superó a Titanic) y no le falta mucho para ganarle a la primera, Avatar. Claro que esto es sin ajustar los precios históricamente (sí: Lo que el viento se llevó, La Guerra de las Galaxias, Blancanieves y Ben-Hur todavía han vendido más butacas que cualquiera de estos megatanques). Pero igual es de enorme peso y no poco significativo.

El mejor estreno de la semana fue la comedia de aventuras para toda la familia Detective Pikachu, que tuvo más de 120.000 ubicaciones vendidas de jueves a domingo, nada mal si se tiene en cuenta que no tuvo muchas de las funciones nocturnas y que su lanzamiento podría haber sido mayor si Avengers no siguiera con muy buenas piernas (de hecho, mantiene más de 600 pantallas en tercera semana: la palabra "abuso" no es poco precisa en este caso). Lo de Pikachu también está en sintonía con la recaudación en los Estados Unidos: quedó en el segundo puesto con 58 millones de dólares. En otro contexto -lo mismo aquí-, sería la ganadora de la semana, pero Avengers en los EE.UU. hizo 65 millones en su tercera semana, una cifra y una ubicación totalmente excepcionales. Porque, además, es una película excepcional: el final de una serie de 22 filmes, esperado durante una década. Con ese marketing, es obvio que distorsione números aquí y allá. Dicho de otro modo: es necesario pensar qué pasaría con la taquilla si no existiera un mega blockbuster de estas características.

Sería floja. Pero no porque la Argentina está atravesando una fuerte crisis económica y financiera, porque los resultados son los mismos que aparecen en el resto del mundo, proporcionalmente hablando, sino por la falta de oferta. Cosa curiosa: este fin de semana fueron en total cuatro los estrenos que ingresaron en el top ten, y tuvieron buenos números si se tiene en cuenta su lanzamiento. Hay incluso películas que llenaron y no figuran, como el filme de terror Muere, Monstruo, Muere, argentino, aplaudido por la crítica y con lanzamiento en el último Cannes, que no pudo sumar porque solo obtuvo (íGracias, hiperconcentrado aparato de distribución y exhibición!) dos salas mínimas, el Gaumont y el Cosmos-Rojas. Aún así, en el top ten hay tres ejemplos nacionales: El hijo, River-El más grande y 4x4, que siguen funcionando proporcionalmente muy bien-

Este jueves llega la nueva comedia de Juan José Campanella, nombre de enorme peso en la taquilla nacional. Veremos si logra desbancar a superhéroes y sostener la aparente bonanza en las taquillas.

Ver más productos

Ambrosio fue quien introdujo en Occidente el canto alternado de los salmos.

La Iglesia recuerda hoy a San Ambrosio de Milán

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos