En la era de oro de las series, probablemente la noticia de los últimos Emmy, entregados el pasado lunes, sea que Game of Thrones fue la gran ganadora de la noche y venció a la última triunfadora, The handmaids tale, y a la terminada -de modo brillante- The Americans. Quizás la Academia de Artes y Ciencias de la TV de los Estados Unidos debió esperar un añito más para que GoT se llevara el premio que merece tras culminar todo su ciclo, pero son detalles. No, la gran noticia no es esa. Tampoco que The Marvelous Mrs. Maisel, la serie de Amazon, se haya convertido en la primera comedia en streaming que se llevase el Emmy en su categoría. La noticia verdadera es que el HBO se llevó la misma cantidad de premios que Netflix, 23. Hasta ahora, el gigante y pionero del cable era el gran campeón de los premios y venía dominando desde hacía más de una década, aunque Netflix suma constantemente. Llegó finalmente el "empate", y eso es un síntoma de cómo funciona realmente, hoy, la televisión.

Spoiler: funciona sin publicidad. Aún cuando quedan slots en estos premios que van a la TV de aire -en la gala, de paso, solo se muestran los premios más importantes; los demás se otorgan en otra ceremonia que no se televisa-, queda claro que lo más popular es aquello que el usuario -ya no "espectador", claro que no- puede ver sin restricciones horarias, sin interrupciones y de acuerdo con lo que está dispuesto a pagar. Pero la novedad hoy, la que se traduce en el "empate" entre las dos plataformas (HBO, aún ligada al cable tradicional, y Netflix, que es OTT) es que el sistema derivado de la vieja TV retrocede.

También, si se analiza, ganaron producciones muy grandes. Es cierto que The Americans, que se llevó premios importantes, va por cable "normal" (FX), pero también que, después de crecer casi en secreto, alcanzó su mayor pico de popularidad y respeto en Netflix. El público quiere tres cosas: calidad y altos valores de producción, una narración más densa que el relato "en bloques" de las viejas series televisivas, y un universo coherente donde poder sumergirse. Todo está relacionado y termina en una declaración económica: pago y quiero que mi dinero se vea en la pantalla. Por eso, también, es que el costo de las series es cada vez más alto. HBO abrió el camino en ese sentido y Netflx, la billetera más grande y audaz en un terreno donde aún reina sola, solo perfeccionó esa tendencia. Hay algo más: hoy esos contenidos tienen un futuro que, antes, no tenían. No son material de consumo instantáneo, y en eso ocupan hoy el lugar que tuvo el cine: se hacen un poco "para siempre". Los Emmy funcionan, también, como manera de fijarlos y promocionarlos. Quizás en la Argentina haya que mirar de frente estas lecciones.

Ver más productos

El beato Bartolomé Fanti, en el recuerdo de lglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Bartolomé Fanti

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos