En los Estados Unidos, la revista Variety publicó su lista de estudios ganadores y perdedores en la temporada alta de blockbusters que está a punto de terminar y toma todo el verano -y parte de la primavera. La lista dice que fue un gran año para Disney, el único estudio capaz de tener un inmenso fracaso como Han Solo y aún así quedar por encima de la competencia. Claro que tuvo Avengers-Infinity War, Coco, Los Increíbles 2 y Ant-Man y la Avispa, todas películas que recaudaron muchísimo, incluso con números récord, en todo el mundo. Mientras que en el fondo de la lista aparece Fox, que solo tuvo el éxito de Deadpool 2 pero está herido por la inminente fusión con Disney, lo que seguramente implique que muchos empleados de la firma perderán sus trabajos. En el medio, Warner y Paramount anduvieron más o menos bien. No hay un fracaso tan gigantesco, de todos modos, como Rey Arturo el año pasado, y en gran medida algunas películas que tuvieron una performance pobre en el mercado de origen, recuperaron en otros países (el caso, por ejemplo, de Rascacielos, con Dwayne Johnson). No parece un mal año y es posible que logre superar los récords de 2015, el año en el que todos los países lograron cifras únicas en venta de entradas.

Lo que nos lleva a la Argentina. Hasta ahora, la venta de entradas supera los treinta millones, pero no se puede saber si los 52 millones de tickets de aquel 2015 puede ser superado o no. Todo indica que es muy difícil por varias razones. La primera es la crisis, aunque se sabe que en los momentos en los que hay problemas financieros en un territorio, los cines recaudan más. El público desestima el ahorro porque en contexto de alta inflación carece de sentido. El problema, vistos los números de cada semana, no parece ser el dinero en el bolsillo, sino la variedad. Si se analizan las películas más vistas a la fecha, aparecen los mismos títulos que en el mercado estadounidense, cuyo calendario de estrenos aquí se sigue de manera mimética desde hace poco más de una década. El resultado: si no hay tanques, las recaudaciones bajan porque no hay alternativas. Lo que sucede entre agosto y septiembre con las películas argentinas "grandes" no alcanza: dado que no hay títulos de ese tamaño (por lo menos en difusión), no generan suficiente volumen como para que haya un público de esos filmes. Eso explica que ninguna película argentina a la fecha haya superado el millón de espectadores. Puede suceder, pero sería excepcional. La Argentina parece lejana al récord.

Ver más productos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Claves de Alberto Fernández

Claves de Alberto Fernández

Ver más productos