La vida y obra de Ted Kaczynski, más conocido como Unabomber, se convirtió en objeto de culto para la sociedad estadounidense, paradójicamente víctima del odio y los ataques de este superdotado matemático y filósofo que sembró el miedo y desconcertó al FBI durante casi veinte años.

Entre 1978 y 1995 Kaczynski envió 16 bombas por correo a personas que trabajaban en universidades y aerolíneas. De ahí que el organismo federal de investigaciones usaba el sobrenombre de “Unabom” para referirse al caso, que proviene de “University and Airline Bomber” (Terrorista de Universidades y Aerolíneas). Su raid terminó con la vida de tres personas e hiriendo a otras 23.

Manhunt: Unabomber, estrenada en EE.UU. por Discovery Channel y aquí disponible en Netflix, reconstruye a lo largo de 8 episodios el derrotero que culminó con la detención del peligroso soció- pata, actualmente en prisión dado que acordó declararse culpable a cambio de no recibir la pena de muerte, y fue condenado a 8 cadenas perpetuas consecutivas.

La habilidad de esta mente brillante para no dejar pistas que lo involucren empujaron al FBI a poner sus esperanzas en Jim “Fitz” Fitzgerald (Sam Worthington, Avatar; Hacksaw Ridge) un especialista en perfiles criminales, que sentó las bases de una nueva rama forense: la lingüística.

Con poco crédito de sus superiores y compañeros, dado lo nuevo y desconocido de su ámbito de estudio, Fitz es poco valorado y refutado constantemente. Sin embargo, su obsesión por el caso -mezclada con una vergonzosa admiración por el Unabomber- hará que dedique toda su energía y tiempo en encontrar los rastros que finalmente le darán la victoria.

Paul Bettany interpreta al demencial genio, al que podemos ver en dos líneas de tiempo al igual que a su cazador: en plena faena terrorista, y ya arrestado, jugando con la cabeza de Jim y todos los que quieren que se declare culpable. La lucidez de sus postulados, que fueron publicados en The New York Times y The Washington Post como parte de la estrategia de los agentes, lograron llamar la atención de mucha gente. Anarquista, antisistema y amoral, Kaczynski llamaba a una “verdadera” revolución, un abandono total de la tecnología que, aunque incipiente, ya se adivinaba entonces como el mayor factor de alienación de las sociedad modernas.

La investigación que atrapó al Unabomber fue la más costosa de la historia del FBI. En Manhunt... se reflejan también la burocracia y lo turbio de un proceso que tuvo en vilo a la comunidad internacional y al gobierno norteamericano.

Uno de los capítulos está enteramente dedicado a la vida de Ted, un interesantísimo viaje a lo profundo de su mente atormentada de ex niño prodigio con elevado IQ e incapaz de encajar en el mundo.

Profunda y entretenida, esta es una de las mejores series sobre criminales del último año.