"Fue una experiencia maravillosa. No exenta de conflictos, pero energizante y proteica. Simón aportó creatividad, escritura, pasión y pulsión. Yo estaba más en los detalles, el estilo, la atención a la verosimilitud y la contención de una estructura. Simón aportó muchos momentos humorísticos, yo seguí su línea y también aporté humor. Discutimos esencialmente sobre el ritmo y las palabras en los poemas rimados. Hubo ocasiones en que pasamos semanas discutiendo por una palabra. Pero eso hizo que el resultado valiera la pena", dic. el padre autor.

-¿Cuál era el significado del Martín Fierro en la historia de ustedes?

-En nuestra historia Fierro sigue siendo un matrero, un perseguido, un outcast, como en su historia original. Pero en la nuestra nos permitimos que sea el reponedor del humor, el amor y la aventura, en un mundo que condena esas pasiones. En nuestro libro, Fierro vuelve, para que no gane el olvido.

-¿Cómo surgió la idea del Martín Fierro del siglo XXI?

-Según Simón, a mí un editor me propuso reescribir un Fierro en la actualidad. Pero yo creo recordar que fue una idea del propio Simón. No nos ponemos de acuerdo sobre este origen.

-¿Qué era lo que querían traer a actualidad de la figura del gaucho de la que hoy se conoce poco?

-El hombre solitario, bajo las estrellas, en medio del campo, a medias buscando y a medias inventando su destino. Un hombre sin más convenciones que el espacio infinito y la libertad.

-¿Cómo se lo vería a Martín Fierro?

-Hoy se lo vería como un individualista políticamente incorrecto. Alguien que no querría usar barbijo ni quedarse en casa.

-¿Cómo lo definen?

- Es la representación argentina de la libertad.

-¿Cuánto tiene que ver en este libro los 150 años del Martín Fierro?

-Es un homenaje en los 150 años de ese libro maravilloso y decisivo para nuestra identidad argentina. Indudablemente la fecha y nuestra novela están afortunadamente concatenadas.

-¿Hay que haber leído el Martín Fierro para comprender la novela?

-No, pero recomendamos fervientemente leerlo después. Nuestro lector ideal, lee Fierro después de leer nuestra novela. Pero no hay que haberlo leído para entenderla.

-¿Qué significa Martín Fierro en nuestra historia?

-Es un anti héroe de la ficción que define a nuestra patria, en el mejor sentido, tanto como los héroes de la realidad.

-¿Qué les gustaría que el lector encuentre?

-Que no pueda parar de leer la novela, que se emocione, que se ría, que quiera saber qué va a pasar, que se quede pensando un largo rato, luego de haberla terminado.

-¿Estamos a tiempo de vivir en un mundo más épico y esperanzador?

-Creo que si, que la infinita variedad del universo existe la posibilidad de que algo alguna vez salga bien. Asique si, también puede pasar lo inimaginable, es decir que el mundo mejore un poco.

-¿Es difícil a la hora de escribir hacerlo con un personaje creado por otro y que a la vez sea tan popular?

-A nosotros no nos resultó difícil trabajar el personaje de Fierro, quizás si la trama, como se desenvolvieran los acontecimientos para que todo cerrara, fuera verosímil y tuviera un desarrollo lógico dentro de la lógica de la novela. Pero no en particular el personaje. Creo que estuvo bastante bien trabajado a partir de su existencia original y que nos reinventamos un Fierro, nos apropiamos de un Fierro y creo que salió bien eso.

-¿Qué deberíamos aprender de Martín Fierro?

-Creo que de él deberíamos aprender a recuperar nuestra libertad.

-¿Cuándo un libro se convierte en un clásico?

-Cuando es contemporáneo de todas sus épocas.

-¿Cuál es el rol de la literatura?

-Es inventarle un sentido a la vida. Puede ser el entretenimiento, el suspenso, la tragedia, el drama, inventándole un sentido a la vida. Que la vida se explicable, no matemáticamente pero que tenga un sentido, ese es el rol de la literatura.

-¿Te gustaría seguir escribiendo a cuatro manos con tu hijo?

- Ya lo estamos haciendo.