La nota es en uno de esos cafés que tantas cosas escucharon: el Bar Británico. Martín, el mozo, saluda a los clientes, sabe bien que le gusta a cada uno, no es necesario hacer el pedido.Son esos los lugares elegidos por autor.

" Café contado es un blog que empecé a escribir por 2013. Me anoté en un curso para manejar las redes puestas en función de algún proyecto cultural. Lo dictaban en España y yo ya en aquella época lo hacia desde acá. Mi tesis de maestría en administración cultural había sido estudio de como crear una marca de cafés de Buenos Aires que pudiera ser exportada, que tenga locales por el mundo. No había, no hay. Tenia todo una base de datos de mis visitas a milongas y cafés. Cuando en el curso me preguntaron de que quería hablar, mandé tres sugerencias, la tercera opción era la del café de Buenos Aires. Enseguida me pidieron que hiciera de los cafés, que es algo de que cualquiera que llega a Buenos Aires quiere saber. Me dijeron que necesitaba que tuviera Twitter , Facebook y un blog, se llamó Café Contado", dice el autor con el murmullo de fondo y el choque de tazas y cucharitas.

Lucio Cantini

"En una vida anterior trabajé en una empresa corporativa, Viajé por muchas partes del mundo. Siempre iba a los cafés y empecé a contarlo. Años después me ofrecieron hacerme cargo de la gestión de La Flor de Barracas desde 2015 hasta la pandemia. Pusimos en práctica todo lo que a mi me parece que el café tiene que ofrecer: un diálogo y una interacción inmediata con el vecindario más cercano. La Flor tiene una escuela enfrente, la Escuela Normal Nº 5, empezamos a hacer talleres con los alumnos, festival de cortos, docentes que daban la clase ahí. Está muy cercano al Borda, es por eso que vendíamos tejidos que hacían los internos. También teníamos una milonga inclusiva y ofrecíamos el lugar a los emprendedores. Para mi eso es lo que el bar tiene que generar con su vecindad. Después, pandemia mediante, me puse a escribir", recuerda.

"En esos dos años, además de escribir los cuentos, hice un posgrado de la historia de Buenos Aires y otro de la historia política y social del tango. Todo eso aportó al libro. También recordé muchas anécdotas vividas".

-¿La misa de 11 qué es?

-Empezó como un juego de visitas a café con Rita, mi perra, voy todos los días a las eso de las 11 a uno distinto y me tomo un café.

-¿Qué elegiste de cada uno?

-Los cafés que son notables no los describo mucho porque ya existe bibliografía, asi que de esos cuento situaciones, anécdotas. Los que ya están cerrados si los describo. De los que están abiertos hay historias que espero que den ganas de ir a verlos.

-¿Son reales las historias?

-Que la gente las tome como quiera. Cuando nombro amigos muy directos, si existen. Hay otros bares que cerraron hacen muchos años que y lo traigo a la memoria. Uno termina queriendo y cuidando aquello que conoce. Los Inmortales fue un bar mucho antes que una pizzería por ejemplo. Utilizo los cafés con testigos de hechos que sucedieron en la ciudad de Buenos Aires para contar la historia a partir de cafés.

-Esta ciudad esta atravesada por los bares

-Hay ciudades como Barcelona que tiene muchos mas cafés que Buenos Aires. Pero ¿por qué la gente de afuera viene a los bares Buenos Aires?. Creo que eso tiene que ver con el tango. La ciudad recibió muchos inmigrantes, casi todos se quedaron acá. En una ciudad con poco espacio público verde y vivían todos hacinados en conventillos, hablando distintas lenguas.  En los bares muchos de ellos encontraron como ampliar su casa y un  lugar para intercambiar el saber con otros. El vínculo del tango y el café es propio Buenos Aires. El Café fue contención para los inmigrantes.

-¿Qué observas de los bares?

-Tengo la mirada entrenadísima. Me siento cómodo en los lugares que son honestos con la propuesta, que no están impostados, que charlan con su entorno.

Lucio Cantini

-¿Cómo fue la selección de los bares?

-Arbitraria. Tengo la intención de escribir otro porque es inagotable. Estos son 50 que fueron pasando por hechos históricos de la ciudad, de nuestra historia.

-¿Primero elegís el bar y después la historia?

-En algunos tenia la historia en la cabeza, otros casos porque quería tratar de cubrir toda la cuidad, también cosas personales muy vividas como los de Boedo o La Flor de Barracas. 

-¿Qué te gustaría que encuentre el lector?

-Que empiece a conocerlos más. Uno cuida lo que quiere y no se cuida lo que no se conoce. El Café de franquicia es impuesto, utiliza un mismo discurso en distintos barrios. Da igual, se repiten. Buenos Aires no es la misma. Cada café le da identidad al barrio.

Juan de Garay dibujó un fuerte y desde ahí la misma cantidad de cuadras hacia el norte y hacia el sur.  Sin embargo, la ciudad hasta la fiebre amarilla se desarrolló hacia el sur.  La razón fue por el contrabando, lo digo en unos de los cuentos. La fiebre amarilla vació el sur, la gente con dinero se fueron para el norte, dejaron hasta su ropa colgada. El desarrollo posterior que tuvo Buenos Aires hacia el norte vio nacer a las grandes confiterías como 36 billares y  El Tortoni. 

-¿Cuál es tu café preferido?

-Puede ser una confitería elegantísima o un bolichazo de cuarta, depende del barrio, de lo qué pasó en ese bar, a su aporte a la construcción del barrio. Cuando rompen con eso a mi ya no me atrae.

-¿Vas todos los días a alguno?

-Si. Es como una meditación, como ir a terapia, tengo que ir un rato.

-¿El trabajo con el ilustrador como fue?

-Con mucha libertad. Los dibujos de Lucio tienen un gran detalle y carga emotiva, resaltan un patrimonio reconocible. Fue cargando su propio trabajo de más información. Siempre el libro fue pensado con imagen, y con la foto estábamos limitados. Es un aporte que esta buenísimo el de la ilustración.

"Me pregunto si en los nuevos cafés, sos sin identidad ¿habrá quién escriba una novela, en esos lugares tan perfectos, tan montados para agradar? ¿Saldrá el guion de una película, una canción?. Yo no creo, no me parece no son sinceros, no son como tu casa. Estos cafés de barrio tienen una cosa de parentesco, fueron caldo de cultivo de tanta producción cultural. Me pregunto cual será la expresión cultural de Buenos Aires en el futuro cuando no existan más estos lugares de contención, de estar como en mi casa, lo más parecido a mi vieja, como decía Discépolo" , dice Cantini cerca de la mesa donde escribía Ernesto Sábato.

Newsletter

Se trata de un boletín que se llama Misa de 11. "Cuento mis visitas semanales a cafés, subo narraciones orales de cuentos del libro, comparto escenas y películas filmadas en cafés, invito a formadores de la cultura a confesarse siempre con las mismas siete preguntas, bajo la filosofía a la mesa de un café, y cito libros que suceden en café", dice el autor.

La suscripción es gratuita. Se recibe todos los domingos. Toda la información en el Instagram @cafecontado