Hay quien dice que es el Mundial que se acerca: lo cierto es que la cantidad de espectadores fue magra en un fin de semana con una decena de estrenos. Y, también, que sin tanques no hay paraíso. Volvió a ganar Deadpool 2 y se le acercó la novedad de la semana Oceans 8: las estafadoras. Y tuvo buen público el cine de terror (El legado del diablo y Pesadilla en el infierno, dantescos títulos por cierto, figuraron con buen promedio en el top ten), que es -dentro de lo que podríamos llamar "cine para adultos"- el único género que congrega público. La otra curiosidad es que hay dos títulos argentinos entre los diez más vistos, Animal y el estreno Joel, filme de Carlos Sorín. Pero es importante ver los números.

Indican que ninguna película superó las 100.000 entradas vendidas, y que el décimo puesto (justamente Joel) sólo vendió poco más de 8.300 tickets. Que, bien visto, no está mal dado el tamaño del lanzamiento. De hecho, la brecha entre el primero y el décimo puesto es mucho menor que en las semanas con tanques.

Pero, nuevamente, el primer puesto estuvo incluso por debajo de los 70.000 espectadores. Es muy poco y muestra que el público no se mueve ante filmes que no tienen un atractivo múltiple o gigante. Estrenos medianos pero que podrían haber funcionado bien en otros tiempos como Un viaje extraordinario (un romance de aventuras bastante sólido) quedaron muy lejos del top ten. Como siempre decimos, no se trata del precio de las entradas, porque los tanques funcionan muy bien. Se trata de que hubo un cambio total en las audiencias y que quienes no gustan del cine "espectacular", pero antes iban en busca de una alternativa a las salas, están pasando al entretenimiento digital, que tampoco tiene tantas alternativas pero se puede disponer de él en el hogar. Este desplazamiento y la concentración de la oferta están transformando completamente el negocio, que depende exclusivamente de los blockbusters.

El próximo jueves llegará a las pantallas Los Increíbles 2, otra película de Pixar (la primera, Coco, es lo más visto en lo que va del año, por encima de las 3 millones de entradas vendidas), que llega cuando se aproximan las vacaciones de invierno (aunque faltan aún algunas semanas). Se supone que el lanzamiento va a hacer que los números vuelvan a subir, pero lo que queda absolutamente claro es que la única audiencia que logra que se mueva el negocio es la infantil y adolescente. Es lo que explica, por ejemplo, la permanencia en el top ten de Luis y sus amigos del espacio, una película para chicos alemana con un lanzamiento modesto que logró un muy buen resultado en sus tres semanas en cartel. Mientras que también explica cómo una película con estrellas, buenas críticas, despliegue lujoso y que es al mismo tiempo comedia y suspenso como Oceans 8 quedó con tan poco público respecto de la cantidad de salas (unas 174 en todo el país, aunque no en todas las funciones). El negocio sigue funcionando, pero los signos de alarma, más allá de las cíclicas crisis de Argentina, son cada vez mayores.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos