Este texto no está dedicado ni a los niños ni al “niño que todos llevamos dentro”, sino a usted, adulta o adulto, que lee este diario. Frozen, esa película que infantes ven una y otra vez, es buenísima.

Es la historia de dos hermanas separadas por la maldición -o el don, según se lo mire- de una de ellas. Contada al ritmo de una novela de aventuras con momentos de (gran) comedia musical, la película bucea en ese vínculo familiar entre las dos chicas y al mismo tiempo pone en tela de juicio la necesidad de tener “relaciones de pareja” y las comillas son intencionales.

Hay momentos de una gran belleza visual, pero lo que más impacta es lo moderno y vertiginoso que es todo sin que se pierda emoción. Los momentos humorísticos -y los diálogos muy precisos- la transforman en una fábula para cualquier público sin ese “chantaje de chistes adultos” tan frecuente hoy. Entró a Netflix, así que ya sabe dónde buscarla.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos