En nuestro análisis sobre la taquilla del día de ayer, contamos que la gran decepción de la semana fue el estreno de Han Solo: Una historia de Star Wars, que quedó en el cuarto lugar de la taquilla nacional. El hecho fue un reflejo de lo que sucedió en el resto del mundo, donde el filme dirigido por Ron Howard que tuvo que ser refilmado en un 85% tras el despido de sus realizadores originales (Chris Miller y Peter Lord) logró un lanzamiento por debajo de las expectativas. En los Estados Unidos, los analistas creían que el fin de semana (que tuvo un lunes feriado) le daría a la película un acumulado de entre u$ 130 y u$ 150 millones, pero estuvo apenas por encima de los u$ 100. Puede parecer mucho, pero en realidad, dado el costo de la película y la expectativa que despierta todo producto que surge de la marca Star Wars -mucho más desde que fue adquirida por Disney- está por debajo de lo que debería lograr para quedar en números negros. Las consecuencias: la firma está replanteando su estrategia no solo de spin-offs de la serie (había en carpeta películas sobre Lando Calrissian y Boba Fett, dos personajes vinculados con Han Solo), sino todo lo referido a lanzamientos gigantes. En este caso, en parte, Disney se comió a Disney.

La firma ha logrado tres gigantescos éxitos en lo que va del año: Coco, la animación de Pixar, y los dos filmes de Marvel, Pantera Negra y Avengers: Infinity War, que hoy se acerca a los u$2.000 millones en recaudación global. Pero en este último caso, la película sigue recaudando. Lo mismo sucede con Deadpool 2, de Fox (próximamente, también Disney). El lanzamiento de Han Solo sufrió de la saturación del mercado. Demasiados tanques funcionando a pleno y un público que, hoy, no va al cine tan seguido porque tiene otras alternativas de entretenimiento audiovisual.

Es importante lo que sucedió con el filme porque no se trata de algo "nuevo" cuya franquicia hay que instalar. Todos los años hay algún fracaso de este tipo pero o bien es fruto de una serie agotada (Transformers) o de una no instalada (Rey Arturo). Aquí se trata de un producto de una marca cuyo "hype" es grande (recordemos que el último episodio de Star Wars, estrenado en diciembre, recaudó u$ 1332 millones a nivel global). Más allá de los problemas de producción, es la primera vez que aparece tan claro que el acento puesto en los espectáculos demasiado gigantes no es una apuesta tan segura.

¿Es el cine, después de la televisión de aire, la próxima víctima de la revolución digital? Es muy temprano para decirlo y este año hay aún muchos títulos con potencial grande en taquilla. Pero es evidente que la estrategia de apostar todo a lo gigante para llenar salas tiene un punto de quiebre, y que ese punto está cada vez más próximo. El fracaso de Han Solo, por lo demás una película clásica y buena en el sentido estético, muestra que no hay nada infalible.

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos