Todo empezó con un cuerpo partido al medio hallado en un puente. No era un puente cualquiera, era el de Oresund, el enlace fijo más largo de Europa que comunica las ciudades de Copenhague (Dinamarca) y Malmö (Suecia). El cadáver estaba colocado justo en la frontera entre ambos paí- ses y el caso es tomado en conjunto por policías de un lado y del otro. Así, partió en 2011 esta serie, una de las más destacadas del noir nórdico, que ahora cierra su exitoso periplo con otro hallazgo macabro, esta vez debajo del puente.

Bron/Broen (puente en danés y en sueco) comenzó su cuarta y última temporada en la que, según advierten sus creadores, los personajes principales serán llevados a situaciones extremas. ‘Van a pasar por un montón de cosas, de modo que al final nada será lo mismo para ellos. También los vamos a conocer mejor, van a ganar en profundidad’, explicaron recientemente en una entrevista a EFE Hans Rosenfeldt y Camilla Ahlgren, la pareja de guionistas suecos que escribió esta entrega final, de ocho capítulos.

Bron/Broen | Los nuevos capítulos tienen de fondo el tema de los refugiados

La detective Saga Norén, la reina del hielo, distante y entra- ñable a la vez, con sus pantalones de cuero y su auto deportivo rojo, es la protagonista principal de esta historia. Interpretada por la genial Sofia Helin, quedará seguramente como un personaje memorable, con su tenacidad y agudeza para la investigación y sus dificultades para vincularse con los otros.

La temporada anterior (atención spoilers), la dejó acorralada por la acusación de haber asesinado a su madre. Desde los primeros minutos de los capítulos de estreno, vemos a una Saga recluída, gris, con sus rasgos antisociales exacerbados, tratando de sobrevivir a la nueva rutina a la que ha sido empujada, y apartada de las fuerzas policiales. Será Henrik Sabroe, su compañero y amante en la temporada tres, quien lleve adelante, al menos en un comienzo, la investigación del nuevo caso. Se suma además el personaje de Jonas Mandrup, un agente irónico y rudo que ayudará al policía danés.

Como ya hicieron otras series como Homeland (con algunas críticas), y siguiendo el deseo de los productores de que la trama sea lo más contemporánea posible, uno de los temas de trasfondo es la crisis de refugiados en Europa.

En esta temporada(que en algunos países ya anuncia AXN para marzo) también se desarrollará fuertemente la historia entre Saga y Henrik. ‘Lo que conecta a los dos personajes es que ambos se encuentran muy solos. Ella quiere vivir, pero hay tantos obstáculos. Es desgarrador: vive prisionera en su propia prisión’, afirmó en una entrevista la actriz.

Llega así a su fin el camino de Bron/Broen, uno de los exponentes más aclamados de estos policiales negros de tierras heladas que tanto fascinan, junto a ejemplos como Forbrydelsen (The Killing). La fama de esta coproducción sueco-danesa llevó a que se hicieran tres versiones más de la propuesta original una estadounidense, otra británica y otra rusa, algunas más distanciadas que otras de la primera pero ninguna superior.

Entre dos mundos, entre dos idiomas, con una protagonista con dificultades para comunicarse con los otros y un puente larguísimo que conecta, la serie sorprendió varias veces con giros inesperados y promete no defraudar en este tramo final que tendrá para la despedida una reflexión sobre el tema de la identidad.