Finalmente, y después de que se detuviera la producción de la serie en octubre tras las acusaciones de abuso sexual contra Kevin Spacey, Netflix comunicó que volverá a producir, después del 8 de diciembre, los episodios de House of Cards de la sexta temporada que cerrarán la historia. Lo comunicó el propio Ted Sarandos, CEO de la firma.

Los ocho episodios con los que contará la temporada estarán centrados en Claire Underwood (Robin Wright), la esposa del personaje de Spacey, Frank. El comunicado emitido por Sarandos dice que se alegran por haber llegado a un acuerdo que permite "a las 370 personas directamente envueltas en la producción y a los 2.000 trabajos indirectos que se generan en Baltimore" seguir adelante, al menos hasta que cierre el programa.

House of Cards fue, para Netflix, un punto de inflexión y el primer programa original de la firma (aunque en realidad se trata de una producción tomada en exclusividad, responsabilidad de la firma MRC) que despertó el mismo tipo de repercusión que los grandes programas de aire u otras series de HBO o cable premium. Es el que le permitió a Netflix seguir invirtiendo en contenido original, un desembolso que para el año próximo se anuncia en una cifra de entre u$s7.000 y u$s8.000 millones, por encima de los u$s6.000 millones que se utilizaron en 2017. Y aunque la serie no es hoy el gran atractor de suscriptores que fue, tiene un público fiel que requiere una solución para el programa. Abandonarlo habría sido mala política para Netflix.

Actualmente, Netflix tiene unos 80 largometrajes exclusivos en diferentes estadios de producción, además de las series que concentran dos tercios de la audiencia