Además de los grandes tanques (para el autor de esta nota los mejores fueron Guardianes de la Galaxia Vol. 2, Thor: Ragnarok, Rápidos y furiosos 8, Logan, Dunkerque, It, Un jefe en pañales y Sing, ven y canta; el peor, La Bella y la Bestia, así resolvemos lo más masivo), hubo grandes películas en los cines argentinos que, en muchos casos, pasaron inadvertidos y no encontraron en las salas el público que debían haber tenido. Cosas que pasan. También hubo un par de grandes películas que sólo pudieron verse en SVOD. Así que esta nota es un recordatorio de lo mejor de lo que quedó eclipsado por la maquinaria publicitaria. Hay de todo, y aseguramos absolutamente que, en gran medida, son mejores que lo que sí tuvo éxito.

1) Sin nada que perder. Este es un western que transcurre en el presente y, casi, la mejor película del año. Es la historia de dos hermanos que emprenden durante un fi n de semana una serie de robos en bancos de provincia. Pero no son nada tontos y tienen un plan, desesperado, y un viejo policía (un gigantesco Jeff Bridges) pisándole los talones. La América profunda y el mundo Trump se explican con esta película enorme que hay que rescatar ya mismo.

2) Sieranevada. Este fi lme rumano es la historia de una triste celebración familiar alrededor de una muerte. Pero no sólo es un drama, también es una comedia y un compendio de grandes momentos donde la naturalidad de la actuación contrasta con momentos de puro absurdo cotidiano. El rodaje en un espacio casi cerrado con gran cantidad de personajes es otra hazaña de una obra notable.

3) El día después. Dado que es poco probable que se estrenen películas del gran Hong Sangsoo en Argentina y que recién se estrena, corra a verla. Es un drama y una comedia romántica al mismo tiempo, donde una esposa confunde a una mujer con la ex amante de su marido. Pero es mucho más que eso, es también un cuento sobre encuentros y desencuentros donde cada pequeño gesto pesa.

4) Los Meyerowitz. Ben Stiller está bien. Dustin Hoffmann está bien. Adam Sandler está sublime en esta comedia melancólica de Noah Baumbach sobre tres hermanos demasiado pegados a un padre intelectual y genial que no les ha hecho la vida fácil. De lo mejor lejos del año, y sólo disponible en Netfl ix (aunque compitió en Cannes y Almodóvar no la dejó ganar).

5) Anina. Es la historia de una nena de 7 años que se pelea con otra y a quien, como penitencia, la obligan a trabajar con ella. Este fi lme animado es extraordinario, es uruguayo, tuvo muchos aplausos y premios en Bafi ci y apenas tuvo la cobertura merecida. Puede verse en SVOD y vale la pena.

6) El futuro que viene. Esta historia de dos amigas, una verdadera comedia (romántica, en algún sentido) es de una belleza y calidez poco frecuentes no sólo en el cine argentino (son Pilar Gamboa y Dolores Fonzi, geniales ambas) sino en cualquier tipo de cine. Y no tiene nada que ver con la televisión, es cine puro y amable.

7) Luna: una fábula siciliana. Es un cuento de fantasmas, es un cuento folclórico, es un retrato de la vida de una pequeña comunidad y es puro realismo y lirismo a la vez. Esta película tiene prácticamente todo tras la historia de una niña desaparecida y un chico que se obsesiona por encontrarla. De una delicadeza notable.

8) Zama. La película que enviamos -sin suerte- a los Oscar o el ovni de Lucrecia Martel. La espera eterna de un funcionario colonial se transforma en manos de la realizadora en la concreción de una pesadilla. El clima onírico y pesado recuera al mejor David Lynch. Desconcierta, pero es un fi lme aparte.